Los Convenios de Ginebra no califican como combatientes a los menores de 15 años armados

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un senador y un periodista colombianos denunciaron el pasado 9 de marzo que algunos menores de edad habrían muerto en un bombardeo del ejército a las disidencias de la antigua guerrilla de las FARC en una conflictiva zona del país. Dos días después, cuando el escándalo trascendió, empezó a circular en redes sociales un supuesto artículo del Convenio de Ginebra que establece que “todo menor de 15 años armado y en zona de conflicto será considerado un combatiente”, en publicaciones compartidas más de 1.200 veces; pero el artículo es falso y el protocolo citado no se aplica en un conflicto armado como el colombiano.

*Convenio de Ginebra* Art 77 Numeral 2: -Todo menor de 15 años armado y en zona de conflicto será considerado un combatiente. El delito y responsabilidad recae sobre el grupo que lo use en sus filas únicamente”, dice el texto de una imagen que acompaña las publicaciones en Facebook (1, 2, 3) y Twitter (1).  

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, hecha el 12 de marzo de 2021

El pasado 9 de marzo, el senador opositor Roy Barreras denunció que “una docena de niños” desaparecieron “y al parecer 4 de ellos” murieron en un bombardeo ejecutado el 2 de marzo en el que el ejército colombiano abatió a miembros de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que no se acogieron al acuerdo de paz de 2016.

De acuerdo con los militares, 12 rebeldes que pertenecían a un grupo que encabeza Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte, uno de los hombres más buscados tras el pacto que condujo al desarme de la guerrilla, fueron abatidos en el departamento del Guaviare (sur). 

Por su parte, el periodista y político Hollman Morris, excandidato a la alcaldía de Bogotá por el movimiento político del líder opositor Gustavo Petro, dijo que serían siete los menores muertos en el operativo, luego de investigar con sus familiares en esa región.

El ministro de Defensa, Diego Molano, dijo a la revista Semana que la autoridad forense identificó a una joven de 16 años entre los muertos y la Fiscalía investiga si había más menores en el lugar. El ejército sostiene que la operación se realizó “en el marco del Derecho Internacional Humanitario”.

La actuación militar ha sido criticada por organizaciones y ONGs que piden esclarecer los resultados de la operación. 

El 15 de marzo, Medicina Legal (instituto forense) confirmó la muerte de la menor y manifestó que continúa trabajando en la identificación de cuerpos. 

Artículo Falso 

Walter Arévalo, profesor de Derecho Internacional de la Universidad del Rosario y secretario general de la Academia Colombiana de Derecho Internacional, explicó a AFP Factual que el texto viral en redes tiene inconsistencias, pues “ni siquiera hay un Convenio de Ginebra, hay muchos”. 

Los Convenios de Ginebra, adoptados en 1949, fueron suscritos por todos los Estados y son aplicables en cualquier país para “proteger a los grupos vulnerables en tiempos de conflicto armado”, según la Organización de las Naciones Unidas. 

La primera cuestión que denota la falsedad es que uno nunca se referiría al Convenio de Ginebra sin su nombre completo porque no sabrían de cuál estás hablando (...) Los dos más recientes son el Protocolo I adicional y el Protocolo II adicional a los Convenios de Ginebra”.

El Protocolo adicional I extiende la protección de los civiles en conflicto convencionales o conflictos internacionales, mientras el Protocolo adicional II se aplica a los conflictos no internacionales como el colombiano, aclaró el experto. Sin embargo, este último en realidad solo tiene 28 artículos.

Además, “el Protocolo I tiene Artículo 77 y sí hace referencia a los menores, pero todas la normas están enfocadas a la protección del menor en conflictos armados de carácter internacional”. 

Este artículo establece, entre otras normas, que “los niños serán objeto de un respeto especial y se les protegerá contra cualquier forma de atentado al pudor” y “las partes en conflicto tomarán todas las medidas posibles para que los niños menores de quince años no participen directamente en las hostilidades”.

Arévalo añadió que para el caso colombiano aplicaría un apartado (artículo 4, numeral 3, punto C) del Protocolo II que dicta: “Los niños menores de quince años no serán reclutados en las fuerzas o grupos armados y no se permitirá que participen en las hostilidades”.

Las partes en conflicto, (...) en este caso un grupo armado y el Estado, deben evitar involucrar a esos menores como a otras personas de la sociedad civil en las hostilidades y eso es lo que precisamente prohíbe el bombardeo”, agregó.

Por su parte, Luis Pedernera, presidente del Comité de Derechos del Niño (CRC) de Naciones Unidas, el órgano que controla la aplicación del Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados, explicó a la AFP que esa norma establece que los menores de 18 años “que participan en hostilidades deben ser tratados como niños (...) y como víctimas”.

En ningún fragmento de ese documento se menciona que los niños serán considerados combatientes. 

Hay toda una lógica preventiva (...) de sacar a los niños de esos grupos y tratar de trabajar mucho la rehabilitación psico-social”, añadió Pedernera. “Esa es la postura y eso es lo que el Comité le ha dicho a Colombia en el año 2010”, cuando el CRC recomendó (párrafo 26) que el Estado colombiano “garantice que se preste una atención especial y adecuada a los niños que hayan sido reclutados o utilizados en las hostilidades”. 

El Comité Internacional de la Cruz Roja en Colombia, difusor de los Convenios de Ginebra, rechazó manifestarse sobre el tema “por el principio de neutralidad que rige su acción humanitaria”.

En los otros Convenios de Ginebra no se hace una mención similar al texto viral. 

Un grafiti de una calle de Bojayá, oeste de Colombia, el 12 de noviembre de 2019 (Raúl Arboleda / AFP)

En noviembre de 2019, el entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero, dimitió ante cuestionamientos a su gestión que derivaron en un intento de moción de censura en el Congreso, donde fue acusado de ocultar la muerte de ocho menores en un bombardeo militar, incluida una niña de 12 años.

La Jurisdicción Especial de Paz (JEP), el tribunal que nació del acuerdo de paz, investiga unos 8.000 casos de niños y adolescentes que fueron reclutados en el conflicto armado colombiano. Luego del desarme de la guerrilla más antigua de América, los grupos armados ilegales continúan alistando menores en sus filas.