La justicia no ha presentado cargos contra Hillary Clinton por el caso de los e-mails

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas más de 5.000 veces en redes sociales desde el 9 de junio aseguran que la exsecretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton compareció ante la justicia de ese país el pasado 2 de junio para “apelar en el caso de los e-mails” y que, al perder dicha apelación, deberá declarar en septiembre. En realidad, la justicia no ha presentado cargos contra Clinton por ese caso y lo que hubo fue una audiencia entre sus abogados y una organización denunciante que solicita más información, en la que no se estableció que deba presentarse en ese mes.

“¿Han visto a CNN, Univisión, ABC, BBC, Telemundo publicar esta noticia?”, dice un meme ampliamente compartido en Facebook (1, 2). “El 2 de junio Hillary Clinton perdió la apelación en el caso de los emails y tendrá que testificar en septiembre”.

La misma afirmación también se publicó en medios digitales (1, 2, 3). En todos los casos se sugiere que la noticia pasó desapercibida debido a las protestas en Estados Unidos por la muerte de George Floyd a manos de la policía.

Afirmaciones similares también se compartieron en Twitter (1, 2) y circularon con alta viralidad en inglés (1, 2, 3).

Captura de pantalla de publicación en Facebook realizada el 17 de junio de 2020

"Ella no está siendo juzgada", dijo a la AFP el portavoz de Clinton, Nick Merrill, en referencia a estas publicaciones virales.

Antecedentes del caso

El 2 de junio se celebró una audiencia virtual en la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia, en relación a una demanda presentada originalmente en 2014 por la fundación Judicial Watch al Departamento de Estado. El acto fue no presencial a causa de las restricciones por la pandemia del COVID-19.

Esta fundación exigía el cumplimiento de una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA por sus siglas en inglés) para mostrar "todos y cada uno de los registros que conciernen o están relacionados con notas, actualizaciones o informes creados en respuesta al ataque del 11 de septiembre 2012 contra el Consulado de los Estados Unidos en Bengasi, Libia". 

Tales registros incluían correos electrónicos enviados por Clinton desde su casilla de correo personal cuando era jefa de la diplomacia estadounidense durante el mandato de Barack Obama. El hecho de que haya utilizado esa casilla y no la oficial del gobierno desató una polémica a nivel nacional poco antes de que presentara su candidatura a la presidencia de Estados Unidos en 2015, y se extendió durante toda la campaña.

A mediados de ese año el Departamento de Estado entregó los correos electrónicos de Clinton a la comisión de la Cámara de Representantes que investigaba los ataques al consulado de Estados Unidos en Bengasi. A su vez, la exsecretaria de Estado pidió que dichos correos se hicieran públicos.

El caso, muy fogoneado por Donald Trump durante su campaña presidencial (1, 2) fue investigado por el FBI, llegando a la conclusión de que, si bien la exfuncionaria había sido “extremadamente descuidada”, no era apropiado presentar cargos en su contra. 

La investigación del Departamento de Estado, por su parte, concluyó en 2019 que no hubo un mal manejo deliberado de información clasificada por parte de Clinton.

Hillary Clinton durante la conferencia de prensa de la película "Hillary" que se proyectó en el 70º festival de cine de Berlinale el 25 de febrero de 2020 en Berlín

La audiencia

El pasado 2 de marzo el juez federal de distrito Royce Lamberth había accedido a una solicitud de Judicial Watch de hacer declarar a Clinton "en asuntos relacionados con sus razones para usar un servidor privado y su comprensión de las obligaciones de la administración concernientes a registros del Estado”. 

Unos días más tarde, Clinton y su equipo legal solicitaron la revocación de dicha orden, argumentando que no hay más información que recabar respecto de los correos electrónicos y que el pedido de Judicial Watch, además de ignorar las investigaciones ya realizadas, es “inapropiado, innecesario y un claro abuso de discrecionalidad”.

La audiencia del 2 de junio reunió a los equipos legales de Judicial Watch y de Clinton para presentar sus argumentos. La grabación completa en audio de la sesión está disponible aquí.  

Judicial Watch, a través de la abogada Ramona Cotca, dijo que todavía había preguntas pendientes sobre el manejo de los correos electrónicos, incluyendo “identificar todas las fuentes donde residen los correos electrónicos de Clinton y que el Departamento de Estado realice una búsqueda adecuada".

Por su parte, David Kendall, abogado de Clinton, dijo que Judicial Watch busca acosar a su clienta y utilizar la declaración con fines políticos y de recaudación de fondos.

La audiencia virtual concluyó sin que la corte se pronuncie acerca de si concederá a Clinton el pedido de no brindar declaración.

El embajador de Estados Unidos en Libia, J. Christopher Stevens, y tres funcionarios estadounidenses murieron el 11 de septiembre de 2012 en el ataque contra el consulado en Bengasi. El perpetrador fue condenado a 19 años de prisión.

En conclusión, es falso que Hillary Clinton se haya presentado ante la justicia estadounidense el 2 de junio pasado para apelar “en el caso de los e-mails”. En realidad, fue una audiencia virtual en la que la fundación Judicial Watch y los abogados de Clinton presentaron argumentos a favor y en contra de que la exsecretaria de Estado brinde declaración en relación a una solicitud de la Ley de Libertad de Información que data de 2014.

Claire Savage
 
AFP USA