La composición del agua de coco es distinta a la de las soluciones salinas y no aconsejan su aplicación intravenosa

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Una publicación que circula en Facebook desde el 9 de julio afirma que el agua de coco puede ser suministrada por vía intravenosa en casos de emergencia como sustituto de las soluciones salinas. Si bien hay algunos casos registrados, los especialistas consultados no aconsejan esta práctica.

“¿Sabías que? El agua de coco puede sustituir una solución salina en caso de necesitarla vía intravenosa” (sic), dice una publicación que circula en redes sociales (1, 2, 3, 4). Publicaciones similares circulan en inglés y señalando que es sustituto del plasma sanguíneo en situaciones de emergencia.

Las soluciones salinas permiten controlar la distribución del agua en el organismo y mantener el equilibrio de los líquidos. Son utilizadas por tener elementos que se encuentran en el plasma sanguíneo, un líquido que compone el 55% del volumen total de sangre y que está formado por agua, sales minerales, como potasio y sodio, y proteínas.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 27 de julio de 2020

Sin embargo, “la idea de que el agua de coco tiene el mismo balance de electrolitos que la sangre humana es incorrecta”, dijo la doctora Rosemary Stanton, de la Escuela de Ciencias Médicas de la Universidad de Nueva Gales del Sur a la AFP el pasado 7 de enero. 

Stanton dijo que los fluidos intravenosos “son diseñados para tener altos niveles de sodio y bajos de potasio -como el plasma-”, pero el agua de coco “tiene una cuarta parte del nivel del sodio que tiene el plasma y el nivel de potasio es unas 10 a 15 veces más alto”.

Olosmira Correa, química farmacéutica de la Universidad de Chile, dijo a AFP Factual que “las soluciones salinas intravenosas requieren para su utilización en la vía intravenosa es que tengan varias características, la principal es su esterilidad, isotonicidad y su pH”.

Por lo tanto, “la elaboración debe ser hecha en laboratorios especializados bajo ambientes estériles libres de cualquier contaminación microbiana. Las características de estas soluciones son extremadamente específicas y no pueden ser elaboradas en cualquier lugar”, expresó. 

“Lo del agua de coco me resulta muy extraño y peligroso porque no cumple con ninguna condición tecnológica para ser inyectada directamente en el torrente sanguíneo”, afirmó.

Por su parte, Mariana Noya, médico intensivista de la Asociación Médica de San José Uruguay. Vicepresidenta de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva, dijo a AFP Factual que utiliza a diario soluciones intravenosas como parte del tratamiento de pacientes críticos y no aconseja “el uso de intravenoso de ninguna solución que no sea estéril y químicamente compatible para este uso y que cuente con la evidencia científica que justifica su uso y de no presentar reacciones adversas que la contraindiquen”.

Caso aislado

Un artículo publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina en Estados Unidos reportó que un paciente de las Islas Salomón tuvo éxito en un tratamiento a corto plazo de hidratación intravenosa con agua de coco. También, este artículo sobre ese caso se publicó en The American Journal of Emergency Medicine.

Además, un estudio de 1976 en Malasia concluyó que su uso fue positivo, aunque recomendó que “quizás la presencia de personal de enfermería mejor calificado hubiera dado datos más completo”.

Por lo tanto, si bien hay algunos pocos casos registrados, los especialistas consultados no aconsejan la aplicación intravenosa del agua de coco.

AFP México