La calle de Toronto cubierta de libros fue una instalación artística en 2016, no es un evento anual

Copyright AFP 2017-2023. Todos los derechos reservados.

La imagen de una calle cubierta de libros iluminados circula junto a la afirmación de que muestra un festival anual en Toronto, en el que una vía es transformada en “un río de libros donados” para que las personas puedan tomar uno. La foto, compartida más de 30.000 veces en redes sociales desde hace cuatro años, sí corresponde a esa ciudad canadiense pero se trató de la instalación de un colectivo de artistas realizada para un evento en 2016. Aunque la puesta en escena se replicó en distintas ciudades del mundo, desde entonces no ha regresado a Toronto.

“En Toronto se celebra cada año un festival que transforma una calle en un río de libros donados”, aseguran entradas junto a la imagen en Facebook (1, 2 y 3), Twitter (1 y 2) e Instagram (1 y 2).

Publicaciones similares también circulan en francés, inglés y portugués.

Captura de pantalla realizada el 27 de agosto de 2020 de una publicación en Facebook

Una búsqueda inversa en Google revela que la foto efectivamente fue tomada en Toronto, en 2016, pero no forma parte de una iniciativa “anual”, como afirman en redes sociales, sino de una instalación realizada por el colectivo artístico español Luzinterruptus el 1 de octubre de 2016 en la calle Hagerman.

Comparación realizada el 31 de agosto de 2020 de una publicación en Instagram y la publicación en el sitio web de Luzinterruptus

Efectivamente no es una instalación que se lleve a cabo anualmente sino una pieza puntual que llevamos a cabo para la Nuit Blanche de Toronto en 2016”, aseguraron desde el colectivo a AFP Factual en referencia al festival anual de arte contemporáneo organizado por las autoridades municipales.

Según señalan en el sitio web, los libros, a los que les agregan luces, fueron donados por el Ejército de Salvación, y quedaron a disposición de quienes quisieran llevárselos durante la noche en que duró la instalación.

“[Los organizadores de la Nuit Blanche] nos contactaron para formar parte de la programación y nos gestionaron la recogida de libros reciclados y los voluntarios que nos ayudaron en el montaje de la pieza, así como los permisos de instalación en el espacio público”, detalló el colectivo.

La instalación surgió en 2010, “como una pieza de guerrilla que montamos con pocos medios en las calles de Madrid para reivindicar el gran espacio que los coches ocupan en las ciudades  contemporáneas quitando movilidad a los peatones y espacios para que los ciudadanos se relacionen”, explicaron los artistas a la AFP.

“Literatura versus tráfico” es una instalación que el colectivo viene desarrollando desde 2010, en Madrid, después en Nueva York, Melbourne, en 2012 y Ann Arbor, en 2018.

“Queremos que la literatura se apodere de las calles y se convierta en conquistadora del espacio público, ofreciendo gratuitamente a los que pasean, un lugar libre de tráfico, que por unas horas, sucumbirá al modesto poder de la palabra escrita”, reflexionan los artistas.

En conclusión, la foto de los libros ocupando toda una calle sí fue tomada en Toronto, pero es una instalación realizada puntualmente por un colectivo de artistas en 2016 y que replican en distintas ciudades del mundo, no una iniciativa del municipio canadiense que se lleva a cabo anualmente.