La Amazonia venezolana, que no es lo que muestra la foto, por Constitución no puede ser “entregada” a otros países

Una foto que supuestamente muestra “el desastre ambiental” en “el amazonas venezolano” ha sido compartida más de 28.000 veces en redes sociales desde fines de agosto pasado. La imagen, sin embargo, fue tomada en la municipalidad de Oriximiná, en Brasil. A su vez, el área no ha sido “entregada” a rusos y chinos: la Constitución venezolana garantiza que el territorio “no podrá ser jamás cedido” a otros Estados.

Nadie habla de esto”, lamenta el autor de una de las publicaciones virales en Facebook desde el 28 de agosto de 2019. Según el usuario, el daño ambiental en la Amazonia venezolana es “peor” que el provocado por los miles de incendios que durante las últimas semanas han desatado una crisis ambiental y diplomática. La misma imagen, junto con el mismo texto circula también en Twitter. 

Sin embargo, la foto que acompaña la publicación fue tomada en Brasil y no en Venezuela. 

Captura de pantalla hecha el 6 de septiembre de 2019 de una publicación en Facebook

Usando la búsqueda inversa de Google el equipo de verificación de la AFP encontró que la imagen ya había sido publicada el 16 de julio de 2016 en un blog de la ONG brasileña “Comisión Pro Indio de Sao Paulo”. Según el blog, la foto fue tomada por Carlos Penteado en un “área de extracción de bauxita [una roca de la que se extrae el aluminio] operada por la empresa minera Rio do Norteen una zona aledaña al rio Trombetas, en Brasil.  

Contactado por la AFP a través de Facebook, Penteado confirmó que la foto viral fue tomada por él en abril de 2016 para la Comisión Pro Indio de Sao Paulo. Según Penteado, es “una foto aérea de la minera Rio do Norte”, ubicada en la municipalidad brasileña de  Oriximiná, en el estado de Pará (norte). 

“Un desastre peor que el incendio”

Aunque el autor de la publicación viral haya usado una foto que no corresponde a la selva amazónica venezolana, la explotación minera sí es una amenaza ambiental en esta región del país petrolero. 

"La extracción minera es mucho más grave que el daño causado por los incendios", declaró a la AFP Cecilia Gómez Miliani, directiva de la ONG venezolana Vitalis.

En Venezuela, donde la selva ocupa el 50% del territorio, el gobierno de Nicolás Maduro emprendió desde 2016 la explotación de bauxita, coltán, diamantes y oro.  

En junio de 2019 Maduro anunció inversiones por 7.700 millones de euros (unos 8.500 millones de dólares) para la explotación de 13 minerales mediante "alianzas" con empresas nacionales y extranjeras -que no detalló- hasta 2025. 

Vista aérea tomada el 16 de diciembre de 2014 de una mina ilegal de oro en el Parque Nacional Canaima (sureste), parte de la Amazonia venezolana

El mandatario sostuvo que el Plan Nacional Minero es "la alternativa no petrolera en la creación de riqueza en Venezuela". De acuerdo a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Venezuela vio desplomarse su producción de crudo en la última década, de 3,2 millones a 1,1 millones de barriles diarios en abril de 2019.

Según Gómez Miliani, la actividad minera está afectando a la Amazonia venezolana ya que  "se tala, se elimina toda la vegetación, se causan problemas de erosión del suelo, de contaminación con mercurio y desplazamiento de población”. Esta explotación, además, causa deforestación permanente por el retiro de capas de suelo que impide la recuperación de la vegetación.

No obstante, aunque el coordinador de la ONG venezolana Coalición Clima 21, Alejandro Álvarez Irragorry, coincide en afirmar que los efectos de la explotación minera en la Amazonia venezolana pueden ser “mucho más intensos y duraderos a largo plazo” que los recientes incendios en el resto de la Amazonia, aclara en un correo electrónico enviado a la AFP que “el daño de los incendios en el sur del Brasil, Bolivia y Paraguay es mucho mayor en términos de superficie del territorio afectado”, lo que no coincide con la afirmación de la publicación viral. 

¿Rusos y chinos?    

La publicación compartida en redes también afirma que la Amazonia venezolana ha sido entregada “a los rusos y los chinos” para su explotación. 

Sin embargo, en su artículo 12 la Constitución venezolana establece que “los yacimientos mineros y de hidrocarburos, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en el territorio nacional (...) pertenecen a la República, son bienes del dominio público y, por tanto, inalienables”.

El artículo 13 agrega que el territorio no podrá ser jamás cedido, traspasado, arrendado, ni en forma alguna enajenado (...) a Estados extranjeros u otros sujetos de derecho internacional”

Empresas tanto rusas como chinas han llegado a acuerdos con el gobierno venezolano para adelantar explotaciones mineras, muchas de ellas en la región amazónica. Sin embargo, estos acuerdos no se limitan a compañías de estos dos países. 

En agosto de 2016, el presidente Nicolás Maduro suscribió compromisos con cinco consorcios extranjeros para explotar reservas mineras en el Arco Minero del Orinoco, un área de 112.000 km2 con grandes reservas de oro, diamante, hierro, bauxita, cuarzo y coltán, que abarca una porción de la Amazonia. Uno de estos consorcios, llamado Yankuang Group, estaba compuesto por capitales chinos. Los demás provenían de Canadá, Italia y República Democrática del Congo.

En diciembre de 2018, Maduro anunció la firma de “contratos por encima de los 1.000 millones de dólares" con empresas rusas para la explotación de oro, mineral que se encuentra principalmente en la región amazónica de este país. 

Un documento disponible en el portal del gobierno señala que 18 consorcios participan en el Arco Minero del Orinoco: Venezuela (13), Turquía (2), Palestina (2), Canadá (1). 

Trabajadores de la mina de oro Nacupay, ubicada a orillas de un río en el municipio de El Callao (sureste), parte de la Amazonia venezolana, el 24 de febrero de 2017

Sin embargo, fuentes en el terreno afirman que no es clara la participación de estas compañías transnacionales en la explotación actual. 

No conozco información reciente sobre operaciones de alguna empresa china (ni rusa) al menos de manera directa en labores de exploración y explotación de minerales”, dijo a la AFP el doctor Alejandro Álvarez.

“En la práctica actual, lo que parece estar ocurriendo es una operación minera de saqueo bajo control de diferentes grupos (...). Ello sin ninguna supervisión o control ambiental o de protección a los mineros, ni a las comunidades locales”, explicó Álvarez. 

En conversación telefónica con la AFP, el gobernador del estado venezolano de Amazonas entre los años 2001 y 2017, Liborio Guarulla, que hoy lidera el partido opositor Un Nuevo Tiempo, señaló que a pesar de la firma de acuerdos con transnacionales para la explotación minera de la Amazonia venezolana, en la práctica estas “no están involucradas directamente” con la extracción de minerales en esta región. “Lo que hemos visto es que (la minería en la Amazonia) es un negocio sucio, ilícito que se adelanta con la complicidad de las Fuerzas Armadas y los cuerpos de seguridad del gobierno”, declaró el exgobernador. 

En conclusión, es falso que la imagen que acompaña esta publicación viral corresponda a la Amazonia venezolana. Con respecto a la comparación del impacto ambiental que generan los incendios en la Amazonia y la minería en Venezuela, un experto anotó que el fuego ha afectado un área mucho mayor. 

Por último, sí fue anunciada la participación de capitales rusos y chinos en la explotación minera de esta región. Sin embargo, no son los únicos países que han obtenido concesiones para emprender negocios mineros en la Amazonia venezolana. A su vez, el país prohíbe en su Constitución la enajenación de suelos para entregarlos a extranjeros.

EDIT 10/09: Añade segunda publicación viral, suma cantidad de veces que la publicación fue compartida