El surgimiento de cepas del SARS-CoV-2 no tiene un cronograma premeditado

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Una tabla con supuestas fechas de “lanzamiento” de las cepas o variantes del coronavirus junto a los logotipos de la Universidad Johns Hopkins y el Foro Económico Mundial, entre otros, circula en redes sociales desde julio de 2021. El contenido volvió a ser compartido en noviembre tras el surgimiento de la variante ómicron. Sin embargo, las mutaciones de los virus no son predecibles y el supuesto calendario tiene fallos sobre algunas de las cepas. Además, los organismos mencionados negaron cualquier vínculo con el cronograma.

Las publicaciones, tanto en Facebook como en Instagram, comparten la imagen de un calendario con una columna de “cepa/variante” y otra de “lanzamiento”. En las entradas publicadas en noviembre, los usuarios destacaban en el listado la variante ómicron, descubierta recientemente, pero la imagen circula en español al menos desde julio de 2021.

La imagen circula en varios idiomas, como francés, rumano, inglés, indonesio, portugués, georgiano, vietnamita, ruso, árabe y alemán.

Captura de pantalla de una publicación en Instagram, realizada el 29 de noviembre de 2021

El contenido volvió a ser compartido a raíz de la detección de la nueva variante del coronavirus, ómicron.

En las diferentes imágenes viralizadas se ven los logotipos de la Universidad Johns Hopkins, el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) y el de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El servicio de prensa de la Universidad Johns Hopkins dijo a AFP Factual en noviembre de 2021 que es “falso” lo que aparece en las publicaciones virales. “La Universidad Johns Hopkins no ha intervenido en la difusión de esa desinformación”, respondió una portavoz.

“No es un documento de la OMS”, dijo Tarik Jasarevic, portavoz del organismo, a la AFP en agosto de 2021. “No habíamos visto esta imagen antes y no estamos implicados en su creación”, respondió por su parte Chloe Laluc, del Foro Económico Mundial, en julio de 2021.

Un calendario equivocado

Además de los logotipos, llama la atención que la OMS suele enumerar, de un lado, las variantes de interés (VOI) del nuevo coronavirus y, del otro, las variantes preocupantes (VOC). En cambio, en el calendario que circula en redes sociales se incluyen en el presunto orden de aparición, pasado y por venir, iniciando por la más conocida, la variante delta.

A fecha de publicación de este artículo, la lista oficial de variantes“de preocupación” del SARS-CoV-2 tiene cinco: alpha, beta, gamma, delta y la reciente ómicron, dos “variantes de interés”, lambda y mu.

Según el cronograma publicado en redes sociales, la variante delta estaba programada para su “lanzamiento” en junio de 2021. Sin embargo, esta variante, una de las más contagiosas, fue detectada por primera vez en octubre de 2020, en India, como indica la OMS en su sitio. En abril de 2021 fue considerada como “variante de interés”, y en mayo como una “variante de preocupación”. En el calendario no aparecen las variantes alfa, beta y gamma, anteriores a delta.

En septiembre de 2021 sería el “lanzamiento” de eta, en noviembre iota, en diciembre kappa y, en enero de 2022, lambda, según el cronograma viralizado. Pero esas variantes de interés fueron detectadas a finales de 2020. En marzo pasado, eta e iota fueron clasificadas como “variantes de interés”, mientras que kappa fue considerada así en abril y lambda, en junio.

Las variantes surgen de forma aleatoria

Los virus mutan regularmente, por lo que la aparición de nuevas variantes no es una sorpresa. Además, surgen al azar, dijeron científicos a la AFP.

Al entrar a una célula, un virus se replica: se copia a sí mismo para propagarse. Cada vez que se replica se producen errores en la copia del genoma del virus, como un “error” informático, pero esto puede tener o no un impacto, mayor o menor, en el comportamiento del virus.

“El virus muta sin intención y luego hay sistemas de selección que hacen que si una variante tiene una ventaja, especialmente si es más contagiosa, gane terreno”, explicó a la AFP Catherine Hill, epidemióloga del Instituto Gustave-Roussy de Villejuif, en Francia, el 14 de julio pasado.

La OMS señala: “Todos los virus cambian con el paso del tiempo, y también lo hace el SARS-CoV-2, el virus causante de la covid-19. La mayoría de los cambios tienen escaso o nulo efecto sobre las propiedades del virus. Sin embargo, algunos cambios pueden influir sobre algunas de ellas, como su facilidad de propagación, la gravedad de la enfermedad asociada o la eficacia de las vacunas, los medicamentos para el tratamiento, los medios de diagnóstico u otras medidas de salud pública y social”.

El organismo sanitario internacional asegura que “sus redes internacionales de expertos” siguen atentamente la evolución de los virus con el fin de “informar a los países y al público de cualquier cambio que pueda ser necesario para hacer frente a la variante y evitar su propagación”.

30 de noviembre de 2021 Añade respuesta de la Universidad Johns Hopkins en el sexto párrafo.
COVID-19