La ayuda social argentina Tarjeta Alimentar no se financia con las jubilaciones

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

“Mira jubilado argentino lo que hacen con tu plata”, se lee en un meme compartido miles de veces en redes sociales desde enero de 2020. La imagen incluye la fotografía del documento de identidad argentino de una mujer  de nacionalidad paraguaya junto con una tarjeta Alimentar, una ayuda social monetaria para la compra de alimentos, a su nombre. Sin embargo, el programa no se financia con aportes previsionales, sino con el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social nacional.

La imagen circula en Facebook (1, 2), Twitter (1, 2) al menos desde enero de 2020 y volvió a viralizarse en 2021

Captura de pantalla realizada el 17 de noviembre de 2021 de una publicación en Facebook

AFP Factual ya ha verificado desinformación relacionada con la Administración Nacional de la Seguridad Social argentina (ANSES) en el pasado (1, 2, 3)

Una búsqueda en Google con el número de DNI que figura en las publicaciones virales (1, 2) confirma que corresponde a una persona llamada Carolina Ignacia Morales, extranjera. 

A partir de una de las publicaciones virales, que incluye una captura de pantalla con información personal de esta persona supuestamente registrada en ANSES, AFP Factual se comunicó al correo electrónico que allí figuraba pero no obtuvo respuesta hasta la publicación de este artículo.

La Tarjeta Alimentar forma parte de los programas sociales del gobierno nacional, que consiste en una transferencia monetaria. El objetivo de la ayuda es complementar “los ingresos del hogar para la compra de alimentos”, y está destinado a “madres o padres con hijos e hijas de hasta 14 años de edad que reciben la AUH [Asignación Universal por Hijo]. También a embarazadas a partir de los 3 meses que cobran la asignación por embarazo, personas con discapacidad que reciben la AUH. Madres con 7 hijos o más que perciben Pensiones No Contributivas

Es decir, para acceder a este programa se requiere ya ser beneficiario de otros, que, en todos los casos, se otorgan a personas con DNI argentino, independientemente de su nacionalidad.

El monto a recibir por el beneficiario depende de su situación particular pero puede ser de 6.000, 9.000 o 12.000 pesos argentinos (unos 60, 90 y 120 dólares al cambio oficial).

El financiamiento

El programa depende del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Consultado sobre su financiamiento, un portavoz del organismo detalló que los fondos se proveen con el presupuesto del ministerio y que “no tiene ninguna relación” con los aportes que los trabajadores hacen al sistema previsional.

El fondeo [financiamiento] es del ministerio y se usa como canal de pago la cuenta [bancaria que las personas tengan habilitadas para cobrar] AUH”, detalló el portavoz. 

Rafael Rofman, director del Programa de Protección Social de CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) también dijo a AFP Factual que “el mecanismo presupuestario y de financiación de la tarjeta Alimentar no tiene ninguna relación con el sistema previsional”.

Cada uno [Tarjeta Alimentar y jubilaciones] tiene su propio presupuesto, que en el caso del sistema previsional se financia con aportes y contribuciones, impuestos específicos y, si fuera necesario, recursos de rentas generales, mientras que el presupuesto de la Tarjeta Alimentar es financiado completamente con rentas generales”, detalló. 

Es un programa público con financiamiento presupuestario general, igual que la mayoría de las políticas. O sea, no tiene ninguna asignación de recursos específicos, sino que se paga con la recaudación de impuestos, deuda o lo que sea, igual que se hace con los salarios de los empleados públicos, los gastos de defensa o servicio exterior o el riego de las palmeras de la Casa Rosada”, añadió. 

Además, señaló que “no hay restricciones para que alguien de nacionalidad extranjera pero residente en Argentina, como parece ser el caso de la persona sobre la que se publica, reciba beneficios, ya que los mismos, razonablemente, se asignan a residentes, no por ciudadanía”.

Nuria Susmel, economista de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), también señaló que la Tarjeta Alimentar se financia de rentas generales, y aseguró a AFP Factual: “Ni la AUH, ni absolutamente ningún plan social es financiado con plata de los jubilados”.  

La economista también se refirió al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), creado en 2007 al unificarse en un único sistema público los fondos hasta entonces administrados por empresas privadas en las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP), pero aclaró que “eso tampoco financia programas sociales”.

Con respecto a las publicaciones virales, Susmel expresó: “Si la señora es paraguaya pero tiene hijos argentinos, a esos chicos, que son tan argentinos como yo que mi madre es española, les corresponde la tarjeta igual que a los demás niños”.

Tarjeta

En octubre pasado, se cambió la modalidad de pago: se pasó de una tarjeta de plástico cargada con el dinero correspondiente a una transferencia bancaria directa. “Con la tarjeta la gente no podía sacar la plata y en muchos lugares no usan [terminal de pago electrónico] Posnet, por lo que se dificultaba comprar. Se decidió cambiar la forma para que la gente pudiera retirar el dinero en efectivo y usarlo”, señaló el portavoz del ministerio.

En 2021, según el funcionario, los beneficiarios eran unos 2,3 millones de personas, y el programa alcanzaba a unos 3,9 millones en total, teniendo en cuenta a los hijos e hijas de quienes reciben la ayuda.  

17 de noviembre de 2021 Reformula párrafo sobre requisitos para las ayudas sociales.