Estos cultivos muestran algunas bacterias resistentes a antibióticos, pero todas son de 2013

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Una imagen de dos recipientes con puntos blancos rodeados de círculos azules, unos más extendidos que otros, ha circulado más de 6.500 veces desde el pasado 26 de agosto como si uno fuera de 2000 y el otro de 2020. Algunos usuarios afirman que la imagen muestra el incremento de la resistencia de las bacterias a los antibióticos en 20 años. Pero la foto en realidad es de 2013 y expone la diferencia entre bacterias resistentes y no resistentes a los antibióticos.

“RESISTENCIA BACTERIANA…”, dice una publicación en Facebook con la fotografía de los dos recipientes. La misma imagen sola o con mensajes parecidos ha sido compartida en entradas similares (1, 2). La fotografía también ha circulado en Twitter.

Una de las entradas explica la imagen de la siguiente manera: “Los círculos blancos vienen a ser los antibióticos que se colocan sobre un medio en dónde se coloca la bacteria anteriormente aislada... ”.

Y continúa: “Después de cierto tiempo se verifica en qué círculos blancos hubo crecimiento y en cuáles no (cuando no hay crecimiento alrededor de los círculos quiere decir que el antibiótico es idoneo para dar tratamiento al paciente, mientras que el círculo dónde está completamente rodeado de la cobertura lechosa o blanca, quiere decir que el antibiótico no funciona para dar tratamiento a éste)”.

La misma imagen ha circulado con afirmaciones similares en portugués.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook tomada el 14 de septiembre de 2020

Una búsqueda inversa de la fotografía viral en la plataforma TinEye llevó a una imagen idéntica, excepto por la ausencia de los números “2000” y “2020”, en la web Science Source, una plataforma de imágenes científicas.

La foto está acreditada a los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) y, según su descripción, muestra dos placas de cultivo con antibióticos y bacterias.

En la web se explica que el cultivo de la izquierda “es susceptible a los antibióticos en los discos y por lo tanto incapaz de crecer alrededor de los discos”. El de la derecha contiene una “enterobacteria resistente a los carbapenémicos (ERC) que es resistente a todos los antibióticos probados y es capaz de crecer cerca de los discos”, detalla Science Source.

Las enterobacterias son microorganismos que se pueden encontrar en los intestinos de personas y animales, así como en la tierra, el agua y las plantas. Comúnmente causan infecciones en los establecimientos de salud.

Los fármacos carbapenémicos son antibióticos de amplio espectro y “son eficaces frente a muchos tipos de bacterias, incluyendo bacterias que son resistentes a muchos otros antibióticos”, de acuerdo con el manual MSD de la farmacéutica estadounidense Merck.

Como explican los CDC, las enterobacterias “encuentran constantemente nuevas formas de evitar los efectos de los antibióticos usados para tratar las infecciones que causan”. Cuando desarrollan una resistencia a los fármacos carbapenémicos pasan a denominarse “enterobacteria resistente a los carbapenémicos” o ERC. Estas son difíciles de tratar porque “no responden a los antibióticos usados comúnmente” y a veces son resistentes a todos los antibióticos existentes. 

Una búsqueda en la Biblioteca Pública de Imágenes sobre Salud de los CDC (PHIL, por sus siglas en inglés) con la palabra clave en inglés “enterobacteria resistente a los carbapenémicos” encontró la fotografía que se viralizó.

En ella se observan las manos de una persona, identificada por los CDC como la microbióloga Kitty Anderson, sosteniendo dos “cajas de Petri”, un instrumento de laboratorio, con cultivos de bacterias creciendo en discos con varios antibióticos. Al lado de esta foto, se encuentra otra que muestra también el rostro de la investigadora.

Captura de pantalla tomada de la web de los CDC el 10 de septiembre de 2020

Según la descripción de la imagen, en el cultivo de la izquierda se ven “especies bacterianas” que parecen ser susceptibles a los antibióticos de los discos azules, mientras que la placa de la derecha “fue inoculada con una enterobacteria resistente a los carbapenémicos que demostró ser resistente a casi todos los antibióticos probados y, por lo tanto, fue capaz de crecer cerca de los discos”.

Aunque los CDC afirman en su web que la foto es de 2014, una búsqueda inversa con esa imagen en Google llevó a una entrada publicada el 20 de septiembre de 2013 en el blog de un microbiólogo chileno llamado Fernando Fuentes.

AFP Factual consultó a los CDC sobre la fecha en que fue tomada la foto. Marcus Hubbard, especialista en Asuntos Públicos de los CDC, respondió por correo electrónico que “la imagen fue tomada a principios de 2013 y ambos platos son de la misma época”.

Además, Martha Sharan, también vocera de los CDC, envió a AFP Factual la imagen original, cuyos metadatos muestran que fue tomada el 25 de enero de 2013.

Captura de pantalla de los metadatos de la fotografía, tomada de InVID el 14 de septiembre de 2020

Sharan añadió que la foto fue tomada mientras la microbióloga Anderson realizaba un procedimiento para medir la resistencia a los antibióticos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explicó en 2017 que "la resistencia a los antimicrobianos se ve facilitada por el uso inadecuado de los medicamentos, como por ejemplo, al tomar antibióticos para tratar infecciones víricas como el resfriado o la gripe". Este problema pone en riesgo "nuestra capacidad para tratar enfermedades infecciosas comunes, con el consiguiente aumento de la discapacidad y las muertes", alertó la OMS en julio pasado.

En 2016 se reportó por primera vez en Estados Unidos el hallazgo de una “superbacteria” resistente a todo tipo de medicación existente entonces, precisamente una enterobacteria resistente a los carbapenémicos.

En conclusión, la foto con los recipientes circulares no muestra la evolución de la resistencia de las bacterias a los medicamentos entre 2000 y 2020. La fotografía fue tomada en 2013 y muestra la diferencia entre bacterias resistentes y no resistentes a los antibióticos.

AFP México