El tratamiento que propone utilizar vapores de ciprés y eucalipto para frenar al COVID-19 no tiene sustento científico

Un video en el que un médico da consejos para evitar que el nuevo coronavirus llegue a los pulmones mediante un tratamiento con ciprés y eucalipto ha sido compartido cientos de miles de veces en Facebook desde el 6 de abril pasado y tiene más de un millón de reproducciones en YouTube. Pero especialistas consultados por AFP Factual aseguran que esas recomendaciones no son efectivas para frenar al COVID-19 y no tienen respaldo científico.

El virus del COVID-19 tiene un punto débil y usted debe saberlo”, asegura la descripción de la publicación en Facebook que acompaña al video y que ha sido compartida al menos 884.000 veces (1, 2).

La secuencia también figura en YouTube (1), con más de un millón y medio de reproducciones, y en diferentes mensajes en Twitter (1, 2, 3).

Captura de pantalla realizada el 16 de abril de 2020 de una publicación en Twitter

Podemos destruir el virus si ya está en la nariz o en la garganta, antes de que descienda a los pulmones. Él tiene una cápsula y esa cápsula es frágil (...) por favor ponga atención al siguiente video que puede salvar vidas”, dice el médico en la grabación. 

El protagonista del video se identifica como el doctor Alonso Vega y el registro fue publicado originalmente el 6 de abril por la página de Facebook Betesda Natural, desde donde se compartió más de 270.000 veces. La cuenta se autodefine como una “empresa líder en el tratamiento de enfermedades” con oficina en San José, Costa Rica.

A su vez, aparece una descripción de Vega en la que se le presenta como médico y naturista de amplia experiencia y conocimiento que comparte con las personas sus métodos naturales”

Al buscar el nombre en la página web del Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica, el resultado arroja la existencia de un galeno identificado como Edgardo Alonso Vega Acuña. La organización aclara que “todos los médicos del país deben estar afiliados” a la entidad “para poder ejercer legalmente la profesión” en la nación centroamericana. 

Al buscar el nombre completo en Google, aparecen algunos videos (1, 2, 3) en los que el mencionado doctor es entrevistado en programas del Canal 6, de la televisión costarricense. Su imagen coincide con la del video viral.

Consultado mediante mensaje directo en Facebook, Vega respondió a AFP Factual que “las recomendaciones y recetas son en base (sic) a propias investigaciones” y aclaró que “no es la cura, pero sí un apoyo que está basado” en su propia experiencia.

Ciprés y eucalipto

Queremos decirles que hay una forma de disminuir la cantidad de personas que van a ocupar ventilación mecánica y esto es mediante dos plantas medicinales: el ciprés y el eucalipto, que tienen propiedades para expectorar”, alega Vega.

AFP Factual ya verificó un contenido que exponía al eucalipto como un producto para prevenir el COVID-19. En la verificación, el doctor Justino Regalado, subdirector de Neumología del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) de México, manifestó que “afirmar que va a prevenir el contagio es un poco aventurado”, pues cree que no se han “hecho pruebas para medir la agresividad del virus a la vía aérea superior y a las mucosas con la exposición al eucalipto”.

En cuanto al ciprés, la presidenta de la Asociación Colombiana de Virología y profesora de la Universidad de Antioquia en Medellín, Maria Cristina Navas, asegura que no “hay demostración de que pueda interrumpir la replicación del virus”

La doctora agregó que, en caso de que se comprobara que contrarrestan las repercusiones iniciales del virus, los vapores de la planta tendrían que usarse inmediatamente después de que el virus entre al cuerpo, lo que es prácticamente imposible de saber.

Cápsula del nuevo coronavirus

El autor del video también afirma que el COVID-19 tiene una cápsula que se rompe con la elevación de la temperatura. Si usted agrega eucalipto y ciprés, usted va a romper la cápsula del virus, tiene un efecto antiviral”, dice. 

Pero la viróloga Navas dijo que, a diferencia de las bacterias, los virus no tienen cápsulas como la que menciona Vega. Explicó que éstos tienen una cápside y bicapa lipídica que protegen al genoma haciendo la función de una envoltura, pero que dista de lo mencionado en la secuencia.

Los virus tienen una cápside, que es donde va el genoma del virus, cápsula tienen las bacterias. Los virus tienen su genoma [y] tienen una cápside” que los protege, explica. “En este caso, una cápside que se llama de simetría helicoidal”.

De acuerdo con la experta, la envoltura del nuevo coronavirus la hace más frágil a los cambios de pH y de humedad. Sin embargo, según ella, la mejor manera que se ha comprobado para romper la envoltura del virus en las superficies es con jabón o gel antibacterial, no con cambios de temperatura.

En una verificación anterior, Bárbara Herrera, química de la Pontificia Universidad Católica de Chile, explicó a AFP Factual que la capa externa del coronavirus está compuesta por fosfolípidos, que tienen una estructura química muy similar a la del jabón utilizado para lavar las manos, y que esta semejanza permite al jabón romper la membrana de fosfolípidos y por lo tanto desactiva el virus.

Una mujer compra hojas de eucalipto durante la pandemia del COVID-19 en El Alto, Bolivia, el 15 de abril de 2020 (Aizar Raldes)

Antes de que llegue a los pulmones

Podemos destruir el virus si ya está en la nariz o en la garganta, antes de que descienda a los pulmones”, agrega el médico costarricense. Además, sostiene que el virus puede alojarse hasta por 14 días en los senos frontales, maxilares y etmoidales de la nariz o en la garganta.

En comunicación con AFP Factual, Orlando García, profesor de la Universidad Nacional de Colombia, afirmó que es cierto que el virus puede permanecer un tiempo en la nariz y la garganta, pero la duración depende del tamaño de las partículas. 

En el proceso de inhalación y exhalación de oxígeno que hacen los humanos, las partículas pueden permanecer en las mucosas de la nariz, la laringe, la boca y la faringe antes de pasar a los pulmones, explica García.

“Digámoslo así: como que se desprenden y pueden ir al pulmón, pero si van en gotas chiquitas desde el principio, entran directamente desde el aire hasta el fondo del pulmón”, dijo el investigador.

García agregó que son muchas las partículas del virus que pueden llegar a la nariz y la garganta, pero las más pequeñas llegan más adentro” del cuerpo, por lo que es difícil evitar que algunas vayan directo a los pulmones, como sostiene el video viral.

“Es algo que corresponde a una lógica elemental, pero no es una determinación [comprobada] con método científico estricto, apuntó García. 

¿La mayor afectación son las flemas?

Vega, el médico del video viral, también asegura que el principal problema en la neumonía causada por el COVID-19 son las flemas espesas”.

Hasta el momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha explicitado si las flemas son uno de los indicios más alarmantes de la enfermedad. 

La entidad recalca en su página web que los síntomas más comunes generados por el nuevo coronavirus son fiebre, cansancio y tos seca. Además, insiste en que apenas “algunos pacientes” pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

La OMS señala que “aunque algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de la COVID-19, no hay pruebas de que los medicamentos actuales puedan prevenir o curar la enfermedad”.

El organismo insiste en que, de momento, “no hay ninguna vacuna ni medicamento antiviral específico para prevenir o tratar el COVID-2019”, que se descubrió en la ciudad china de Wuhan en diciembre y hasta el momento deja más de dos millones de contagiados y más de 145.000 muertos en el mundo, según un conteo elaborado por AFP basado en reportes oficiales.

En conclusión, el ciprés y el eucalipto no ayudan a eliminar el COVID-19 de la nariz y la garganta antes de que ingrese a los pulmones y provoque una neumonía, como asegura un médico en un video que se hizo viral. Según los especialistas consultados por AFP, el supuesto tratamiento no tiene respaldo científico.
 

*Esta verificación fue realizada en base a la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.