El sacerdote sacado a la fuerza de la Catedral de Santiago era una intervención artística, pero las denuncias de abuso sexual son reales

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

En redes sociales circula un video que muestra a un presunto sacerdote, acusado de abuso sexual a menores de edad, siendo sacado a rastras de la Catedral de Santiago, en Chile. La Iglesia Católica de ese país es una de las instituciones eclesiásticas con más investigaciones por pedofilia en América Latina. Además, hay una denuncia judicial por abuso sexual contra un sacerdote relacionado con la catedral donde se registró la publicación. Sin embargo, esa filmación muestra una intervención artística.

“El sacerdote de la catedral de Santiago (Chile), denunciado de abusar sexualmente de niños, es sacado a rastras de su iglesia y golpeado por jovenes encapuchados antifascistas”, dice un video que circula en Facebook con más de 44.000 interacciones. El mismo video ha sido publicado varias veces en redes sociales y medios de comunicación (1, 2, 3, 4, 5 y 6), en páginas relacionadas a países como Chile, Uruguay, Guatemala, México y Colombia.

En el video se aprecia cómo, entre gritos e insultos, un grupo de encapuchados saca a un supuesto sacerdote de la Catedral Metropolitana de Santiago, en Chile. El hombre es llevado hacia el exterior, a la Plaza de Armas.

Captura de pantalla de Facebook, realizada el 20 de enero de 2020

“Quiza los encapuchados son los abusados , quiza son las victimas y por eso se cubre, las iglesias y las religiones son una basura (sic), dice uno de los comentarios en la publicación.

Otros usuarios escribieron: “Supieran que es un video falso”; “Si es verdad las denuncias muy bien echy (sic)”; “IP el vídeo el un Fake, esto realmente no paso, aunque debería pasar”.

Una intervención artística

Consultado por AFP Factual, el Arzobispado de Santiago de Chile confirmó que se trató de un montaje.

“Respecto de un video que circula por redes sociales, donde se ve una turba ingresando a la Catedral y agrediendo a un supuesto sacerdote, les informamos que se trató de un montaje para generar impacto en redes sociales”, explicó la dirección de Comunicaciones. 

Además, periodistas de la AFP en Chile tienen conocimiento de que el ingreso a la Catedral de Santiago fue realizado como una intervención artística. Sin embargo, quienes lo organizaron y protagonizaron prefirieron mantenerse en el anonimato y no hacer declaraciones públicas. Tampoco quisieron mencionar el motivo para realizarlo.

De acuerdo al Arzobispado, la escena ocurrió el pasado 3 de enero, alrededor de las 18 horas. En el acto, “ningún sacerdote ni fiel en el templo resultó lastimado, aunque generó preocupación y temor entre los presentes”, dijo la institución religiosa.

Denuncia real de violación en la Catedral

Sin embargo, sí es cierto que hay una denuncia contra un sacerdote relacionado con la Catedral de Santiago.

En marzo de 2019, un medio chileno publicó un reportaje en el que un hombre adulto denunció que fue violado por el sacerdote Tito Rivera, cuando era rector de la iglesia de las Agustinas, en 2015. El sacerdote fue acusado de haber drogado a la víctima y luego de haber abusado de él en una habitación de la Catedral de Santiago, cuando la víctima se había acercado al templo con el fin de solicitar ayuda para comprar un medicamento para su hija.

La abogada del religioso, Sandra Pinto, entrevistada en ese reportaje, sostuvo en su defensa que “el padre Tito no tiene fuerza, no tiene ninguna posibilidad de imponerse ante un señor que hoy tiene 41, 42 años…”, y agregó que en ese momento Rivera “ya estaba en muy malas condiciones”, por tener mal de Parkinson, cáncer de próstata, diabetes y problemas renales, por lo que, según ella, no pudo haber cometido el delito. Medios de prensa reportan que Rivera tenía 67 años en marzo de 2019.

Cúpula de la Catedral de Santiago, el 30 de diciembre de 2004

El caso de este sacerdote, denunciado por abuso sexual, actualmente está en investigación.

La Fiscalía Nacional de Chile confirmó a AFP Factual que las diligencias están en desarrollo y Rivera se encuentra bajo arresto domiciliario nocturno y arraigo, por lo cual está impedido de salir del país.

Eneas Espinoza, portavoz de la Red de Supervivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Chile, dijo en entrevista a AFP Factual que el caso tiene dos aristas: “La actitud de encubrimiento y tranquilidad con que las autoridades de la Iglesia católica actúa para silenciar a la víctima y tapar el caso”, y que la Iglesia “solía ser un refugio de personas que buscan ayuda” algunos de los cuales en su lugar fueron "violentados y abusados”.

Espinoza considera que los casos ocurridos en las ciudades grandes como Santiago son menos difíciles de denunciar que en el campo y las ciudades pequeñas donde la impunidad es alta.

“Ahí el cura del pueblo sigue siendo una divinidad, una persona con mucha voz, muy respetada; si alguien quiere denunciar, recibe represalias por parte de la comunidad", dijo a la AFP.

Abusos sexuales en la Iglesia

La Iglesia Católica de Chile es una de las instituciones eclesiásticas con más investigaciones por pedofilia en América Latina, al menos 150 casos de abusos sexuales investigados por la justicia que involucran a más de 200 miembros de la Iglesia católica.

Asimismo, el Vaticano investiga presuntos abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Chile, entre ellos el arzobispo emérito Bernardino Piñera, tío del actual presidente Sebastián Piñera.

La Red de Supervivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Chile ha creado un mapa que muestra los delitos de abuso sexual y de conciencia cometidos en entornos eclesiásticos. La última actualización, del 16 de enero de 2020, contiene 350 denuncias contra miembros de la iglesia chilena, incluida la del padre Tito Rivera en la Catedral Metropolitana de Santiago.

“Somos cientos de sobrevivientes, de diversas situaciones y casos. Queremos romper la premisa de la Iglesia católica que habla de situaciones puntuales y manzanas podridas, dijo el portavoz de la Red a la AFP.

Congregaciones como la Jesuita han pedido perdón por los abusos sexuales cometidos por sus líderes y han expulsado a sacerdotes por las mismas acusaciones. En el contexto de las acusaciones contra los líderes eclesiásticos, el Congreso chileno aprobó en 2019 una ley que declaró como imprescriptibles los delitos sexuales a menores.

En conclusión, el video que afirma que un eclesiástico chileno fue sacado a rastras de la Catedral de Santiago, por presuntos abusos sexuales cometidos contra menores de edad, era una obra artística. Sin embargo, es cierto que en Chile hay denuncias contra miembros de la Iglesia católica y, al menos, un caso en investigación sobre un presunto abuso sexual cometido en la Catedral de Santiago.

AFP México