La orden ejecutiva 14067 firmada por Biden no elimina el efectivo en diciembre de 2022 en EEUU

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

La orden ejecutiva 14067 firmada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no elimina el dinero en efectivo. Sin embargo, publicaciones compartidas más de 100 veces en redes sociales desde el 22 de julio de 2022 aseguran que a través de esta norma se elimina el “dólar efectivo” y se controlará a la sociedad. En realidad, si bien el mandatario pidió que se investigue la posibilidad de que el Banco Central implemente una moneda digital, el texto no limita el uso de efectivo y expertos aseguran que cualquier sistema de este tipo estaría legalmente obligado a incluir protección de privacidad e involucrar a la Reserva Federal, que es independiente, a los bancos y al Congreso.

Executive Order 14067. Googlealo La nueva era esta a punto de comenzar. No más efectivo, solo dinero digital. Si no haces lo que te ordenan te apagan las cuentas. Control total.”, señalan entradas en Facebook (1). Afirmaciones similares han sido difundidas en Twitter (1).

Las publicaciones también han sido compartidas en inglés.

Captura de pantalla de una publicación de Facebook hecha el 27 de septiembre de 2022

Estados Unidos explora una moneda digital

Los contenidos viralizados mencionan la “orden ejecutiva 14067”. El 9 de marzo de 2022, Biden firmó dicho texto, que insta a las agencias federales a realizar una “evaluación” de una moneda digital nacional. La orden recoge que cualquier esfuerzo de este tipo “promovería los valores democráticos, el estado de derecho, la privacidad y la protección de los consumidores”.

Josh Lipsky, director sénior del Centro de GeoEconomía del Atlantic Council, que estudia el desarrollo global de las monedas digitales, explicó a la AFP que “todo lo que ha sucedido es un estudio y una orden ejecutiva que exige más investigación y desarrollo”. Y añadió que “hasta ahora no se ha concretado nada”.

De hecho, seis meses después de la firma de la orden, en septiembre de 2022, la Casa Blanca emitió un análisis técnico que describe los beneficios y riesgos de una moneda digital del Banco Central (CBDC), y señaló que “probablemente sea mejor para fines de privacidad y derechos civiles y humanos que algunos datos sean recopilados por intermediarios en lugar del banco central”.

Por su parte, un portavoz del Tesoro estadounidense confirmó al equipo de verificación de la AFP que no hay planes para lanzar una moneda digital en diciembre de 2022.

Según recoge una declaración de septiembre de 2022 de La Casa Blanca, “Estados Unidos continuará monitoreando el desarrollo del sector de activos digitales y sus riesgos de financiamiento ilícito asociados para identificar cualquier brecha en nuestros regímenes legales, regulatorios y de supervisión”. Para ello, el Departamento del Tesoro completará una evaluación de riesgo de financiamiento ilícito en finanzas descentralizadas “para fines de febrero de 2023” y “una evaluación de tokens no fungibles para julio de 2023”.

Darrell Duffie, profesor de finanzas de la Universidad de Stanford que ha investigado y testificado ante el Congreso sobre el tema, explicó que “no hay un calendario establecido”. Los expertos consultados por la AFP creen que la implementación podría tomar años. Además, Lipsky auguró que probablemente se necesitaría la aprobación del Congreso.

En todo caso, si se implementara una moneda digital, sería un método complementario. Un informe de la Reserva Federal publicado en enero de 2022 aseguró que los legisladores examinarían las monedas digitales que podrían “complementar, en lugar de reemplazar, las formas actuales de dinero”, “proteger la privacidad del consumidor” y “tener un amplio apoyo de las partes interesadas clave”.

La moneda digital estadounidense sería descentralizada

La orden fue firmada en un contexto en el que China está en proceso de lanzar su “yuan digital”, lo que genera temores de que los países autoritarios puedan usar la moneda digital para aumentar la vigilancia y el control.

Un informe publicado en septiembre de 2022 por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos reconoció estos riesgos y señaló que “un sistema con un libro de contabilidad públicamente visible... puede resultar en una reducción de la privacidad del usuario”, destacando así la necesidad de un modelo estadounidense donde “los servicios de pago serían administrados por intermediarios y otros participantes del sector privado”.

Según Lipsky, “China es la excepción” en el avance hacia una moneda digital controlada centralmente y señaló que otros países están construyendo sus sistemas en torno a la infraestructura financiera privada existente.

El experto del centro de GeoEconomía del Atlantic Council aseguró que las declaraciones de la Reserva Federal, el Departamento del Tesoro y la Casa Blanca indican que cualquier moneda digital estadounidense sería descentralizada y dependería de empresas privadas.

Sobre las afirmaciones de las publicaciones que aseguran que el gobierno podría “apagar” o “embargar” el dinero, Lipsky explicó que “la Fed no podía cerrar algo porque... (una CBDC) sería intermediada a través del sistema financiero, incluidos los bancos y posiblemente los proveedores (de tecnología financiera)”.

Por su parte, Duffie se mostró de acuerdo. Dijo que si bien las monedas digitales representan un riesgo teórico para la privacidad, esto sería mitigado por un banco central independiente y las leyes estadounidenses que protegen la privacidad financiera.

La Reserva Federal es independiente del gobierno, no es parte de él, a diferencia del PBOC [Banco Central de China]”, dijo Duffie.

100 países evalúan probar monedas digitales

Hasta 100 países están considerando o probando monedas digitales, según el Fondo Monetario Internacional (FMI). Tales monedas podrían ofrecer transacciones más rápidas y costos más bajos, especialmente para transferencias internacionales.

Sin embargo, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo en un discurso de febrero de 2022 que la privacidad sigue siendo una preocupación clave.

En muchos países las preocupaciones sobre la privacidad son un posible factor decisivo cuando se trata de la legislación y la adopción de CBDC”, señaló. “Entonces, es vital que los formuladores de políticas hagan la combinación correcta”, añadió.

Traducción y adaptación
Política de EEUU