Con los datos oficiales a la fecha, Macri fue el más votado entre los argentinos en el exterior y Fernández ganó entre los electores presos

Una publicación compartida más de 18.000 veces en redes sociales desde el pasado 1 de noviembre afirma que en las elecciones generales argentinas del 27 de octubre el actual presidente, Mauricio Macri, fue el más votado, por amplia mayoría, entre los electores argentinos en el extranjero. También asegura que el mandatario electo, Alberto Fernández, ganó ampliamente entre la población carcelaria. Ambas afirmaciones son verdaderas, de acuerdo a los datos oficiales. 

La publicación, que circula en Facebook, en Twitter y en Instagram, detalla que Macri obtuvo un 77,2% de los votos contra el 17% de Fernández entre los argentinos en el extranjero, y que el voto de los presos fue de un 86,87% para Fernández y de un 7,72 para Macri. 

Captura de pantalla realizada el 4 de noviembre de 2019 de una de las entradas en Instagram

Alberto Fernández ganó el pasado 27 de octubre en primera vuelta la elección presidencial en Argentina, frente a Mauricio Macri. Según el escrutinio provisorio, con el 97,13% de las mesas computadas, Fernández obtuvo el 48,10% de los sufragios, mientras que Macri consiguió el 40,37%.

Voto desde el extranjero

Los resultados provisorios del voto de los argentinos en el exterior, provistos a Reverso por la Cancillería Argentina, indican que Juntos por el Cambio, la alianza que tenía a Macri y a Miguel Ángel Pichetto como candidatos, efectivamente obtuvo el 77,2% de los votos positivos (37.359 de un total de 48.389). El Frente de Todos, la coalición encabezada por Fernández y la expresidenta Cristina Kirchner, consiguió el 17,02% del total, con 8.240 votos. 

Según lo establecido en la Constitución Nacional argentina, para elegir presidente y vicepresidente, los votos se cuentan sobre los “votos afirmativos y válidamente emitidos”, es decir, se excluyen los votos en blanco, los nulos y los recurridos o impugnados. 

Made with Flourish

El Frente de Todos denunció graves irregularidades” en la votación en el exterior, que incluyen falta de constatación de identidades, rechazo de fiscales de mesa de la oposición y padrones sin número de DNI. 

En declaraciones a la prensa, el apoderado de la coalición, Jorge Landau, aseguró: “La votación en el exterior funcionó mal, de modo absolutamente negligente y parcial. No quiero dejar pasar esto: no solo que lo hemos comunicado a la Cámara Nacional Electoral, que tiene la responsabilidad de gestionar o supervisar esta cuestión (...) sino que vamos a seguir acompañando todos los elementos que tengamos a nuestra disposición, que nos hacen llegar nuestros residentes argentinos en el exterior (...) quisiéramos que quede sentado el precedente para que se tomen las decisiones colectivas que correspondan y que nunca más vuelva a pasar”.

En la elección general de 2019, hubo más de 385.000 argentinos habilitados para votar desde el exterior, lo que representa un 1,13% del total de los alrededor de 33,8 millones de votantes del padrón general. 

Solo 49.324 de los habilitados para votar desde el extranjero emitieron su sufragio (es decir 12,8%). De ese total, 40.286 lo hizo de manera presencial mediante boleta única y 9.038 por vía postal. A diferencia de lo que sucede con los electores que se encuentran en el país, el voto de los argentinos residentes en el exterior es voluntario.

Voto desde la cárcel

Voceros de la Justicia Electoral argentina confirmaron a Reverso que el Frente de Todos obtuvo 86,87% de los votos entre los presos de todo el país, contra 7,72% de Juntos por el Cambio, según datos del escrutinio definitivo, ya que para este grupo de electores no hubo recuento provisional.

El voto carcelario se rige por un régimen particular en el país. De acuerdo con el Código Electoral argentino, “los procesados que se encuentren cumpliendo prisión preventiva tendrán derecho a emitir su voto en todos los actos eleccionarios que se celebren durante el lapso en que se encuentren detenidos” y estarán incluidos en el Registro de Electores Privados de Libertad, a cargo de la Cámara Nacional Electoral. 

Quienes figuren en este registro podrán ejercer su derecho al voto previa exhibición de su documento de identidad y mediante el sistema de boleta única, diferente al sistema de boletas múltiples usado por el resto de los electores.

En las elecciones hubo 57.259 presos habilitados para votar, lo que representa el 0,2% del total del padrón argentino. Por otra parte, solo el 29.11% de estos electores emitieron su voto, contra más del 80,8% de participación registrado a nivel general.

En conclusión, de acuerdo con datos oficiales a la fecha, los argentinos que votaron desde el exterior apoyaron la reelección de Mauricio Macri con un 77,2% de los sufragios y los electores privados de libertad eligieron a Fernández por un 86,87%. 

AFP Argentina
Nadia Nasanovsky