Verificamos las declaraciones de la cineasta brasileña Petra Costa y la respuesta del gobierno de Bolsonaro

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

En entrevista con el canal estadounidense PBS el pasado 31 de enero, la directora Petra Costa, nominada al premio Óscar por el documental “Democracia em Vertigem”,  habló sobre el escenario político brasileño, criticando al gobierno del presidente Jair Bolsonaro. En respuesta, la Secretaría de Comunicación de la Presidencia calificó como “fake news” varias de sus declaraciones, tildándola de “militante anti-Brasil”. La AFP verificó las declaraciones de Costa que fueron contestadas por la cartera y también la respuesta del organismo.

En el programa Amanpour & Company, Costa abordó temas como la elección de Bolsonaro, los índices de violencia en Rio de Janeiro y la posición del gobierno frente a minorías y al medio ambiente. Fragmentos de la entrevista se viralizaron en Twitter, donde la etiqueta #PetraCostaLiar (PetraCostaMentirosa) llegó a figurar entre los temas más comentados en Brasil. 

A su vez, el 3 de febrero la Secretaría Especial de Comunicación Social de la Presidencia (Secom) publicó un video en Twitter con fragmentos de la entrevista y rebatiendo algunas de las declaraciones de la cineasta.

A continuación, el equipo de verificación de la AFP analizó las declaraciones de Costa cuestionadas por el organismo y las respuestas de la Secom.

Derechos de las minoríass

Petra Costa: “También ha habido grandes olas evangélicas contra los derechos de los homosexuales, el feminismo, las personas de color. Por lo tanto, este tipos de ideas de la extrema derecha crecieron en la sociedad brasileña.  

Entrevistador: ¿Él [el presidente Jair Bolsonaro] levanta esa bandera?

Petra Costa: Excesivamente, sí”. 

Secom: “Fake News: El gobierno federal no realizó ninguna acción contra los derechos de las minorías”.

La evaluación de Costa de que existe una ola evangélica contra los derechos de minorías va en el sentido de acciones como la posición de la bancada evangélica en el Congreso que, en junio del año pasado, repudió la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF) de criminalizar la homofobia.

También refuerza esa afirmación el crecimiento de grupos como el Movimento de Ex-Gays de Brasil, que dice ayudar a “personas convertidas al evangelio de Cristo, que por convicción espiritual en ese proceso ya no desean caminar en la homosexualidad”.

Lo mismo sucede con declaraciones de la ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos y pastora evangélica, Damares Alves, quien afirmó en enero de 2019 que Brasil estaba ingresando en una “nueva era” en la que “niños se visten de azul y las niñas de rosa”. No obstante, estas posiciones no son unánimes dentro de esta corriente.

Sin embargo, es verdad que el presidente, Jair Bolsonaro, se posicionó contra estos grupos, como afirmó la cineasta. En 2013, cuando todavía era diputado, Bolsonaro declaró en un video: “Tengo inmunidad para decir que soy homofóbico, sí, con mucho orgullo”.

En 2017, el entonces diputado también afirmó haber visitado un quilombo (comunidades de esclavos prófugos) y que el “afrodescendiente más liviano de allí pesaba siete arrobas”, empleando una unidad de medida usada para pesar bovinos y suinos. Por esa declaración, llegó a ser condenado a pagar 50.000 reales por daños morales colectivos a la población negra, pero fue absuelto en segunda instancia.

El presidente Jair Bolsonaro en Brasilia, el 9 de diciembre de 2019

En otras dos ocasiones, en 2008 y 2014, Bolsonaro también afirmó que no violaría a la diputada federal Maria do Rosário “porque ella no lo merecía”.

Ya como presidente, Bolsonaro dijo a un periodista que lo cuestionaba por sospechas de corrupción contra uno de sus hijos: “Tú tienes una cara de homosexual terrible, y no por eso te acusan de ser homosexual”.

Sobre la afirmación de la Secom, el equipo de verificación de la AFP efectivamente no localizó registros de que el gobierno federal haya revocado algún derecho de minorías sociales. No obstante, algunas acciones del gobierno fueron consideradas retrocesos por parte de estos grupos.

En agosto de 2019, el gobierno suspendió un proceso de selección de series sobre temas LGBT que iban a ser emitidas en canales públicos de televisión. La decisión fue tomada luego que el presidente afirmara, en una transmisión en Facebook, que “no corresponde hacer un film con ese tema” y que eso sería “dinero malgastado”.

También el año pasado, Bolsonaro transfirió la atribución de demarcar tierras indígenas de la Fundación nacional del indio (Funai) al Ministerio de Agricultura - acción que luego fue suspendida por el Supremo Tribunal Federal (STF). El presidente también aseguró que no realizará demarcación de tierras indígenas durante su gobierno.

Violencia en Rio

Petra Costa: “Desde que él [Bolsonaro] fue electo, la tasa de homicidios cometidos por policías en Rio [de Janeiro] aumentó 20%”.

Secom: “Fake News: En 2019, el número de homicidios en el país tuvo una baja de 20%”.

La afirmación de Costa de que, en 2019, la tasa de homicidios cometidos por policías en el Estado de Rio de Janeiro aumentó 20% se acerca a la cifra exata, de 17,99%, según datos del Instituto de Seguridad Pública (ISP). 

En 2018, el número de “muertes por intervención de agente del Estado” en Rio de Janeiro fue de 1.534, frente a 1.810 en 2019 - el saldo más alto desde el inicio de la serie histórica, en 1998. Todos los datos pueden ser encontrados en un estudio del ISP. 

También es verdadera la información de que la cifra de homicidios tuvo una baja de 20% en Brasil en 2019, como indicado por la Secom. Sin embargo, este dato no niega la información brindada por Costa, ya que se trata de indicadores diferentes.

Hasta setiembre del año pasado -último mes disponible- el número de homicidios, que incluye homicidio doloso, lesión corporal seguida de muerte y latrocinio, fue de 31.345, contra 39.833 (1, 2, 3) en el mismo período de 2018. La diferencia, calculada en base a datos de la plataforma Sinesp, del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, es de aproximadamente de 21,3%.

Agente de la Policía Militar durante una operación en la favela Ciudad de Dios, en Rio de Janeiro, el 3 de mayo de 2018

Petra Costa: “Rio tiene más personas muertas por la policía que en todo Estados Unidos. En general, personas de color”

Secom: “Cabe al gobierno del Estado de Rio de Janeiro responder por la acción de sus policías. Policía Federal y Policía Rodoviaria Federal redujeron el número de muertes en enfrentamientos en 2019”.

Es verdadera la afirmación de Costa de que hay más personas muertas por la policía del estado de Rio de Janeiro de que en todo el territorio de Estados Unidos. Según datos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades estadounidense (CDC), la cantidad de muertos por “intervención legal” en el país en 2017 -el último disponible- fue de 616.

En ese mismo año, según el ISP, fueron registrados 1.118 fallecimientos “por intervención de agente del Estado” en Rio de Janeiro. La comparación también es verdadera considerando los datos estadounidenses, disponibles desde 1999.

De 1999 a 2017, el CDC informa que se registraron 8.548 muertes por “intervención legal” en Estados Unidos. En el mismo período, en Rio de Janeiro hubo 15.542.

También es verdad que, según los últimos datos disponibles, los muertos por la policía de Rio son “personas no blancas”, como declaró Petra. Según datos del ISP obtenidos por BuzzFeed News a través de la Ley de Acceso a la Información, en el primer trimestre de 2019, 27,29% de los muertos por la policía de Rio eran negros, 51,15% pardos y 13,07% blancos.

Asimismo, es cierto que los agentes policiales de Rio de Janeiro están bajo la responsabilidad del gobierno del estado, como sostiene la Secom.

No obstante, el equipo de verificación de la AFP no encontró datos públicos que respalden la afirmación de que la Policía Federal y la Policía Rodoviaria Federal redujeron la cantidad de fallecidos en enfrentamientos en 2019. La AFP se comunicó por correo electrónico con la PF, la PRF y la Secom, pero no obtuvo respuesta sobre este punto.

Incentivos de Bolsonaro

Petra Costa: “Y también [Bolsonaro] ha incentivado a hacendados y madereros a invadir reservas indígenas, quemar y deforestar la Amazonía [...]”.

Secom: “Fake News: Para el presidente Jair Bolsonaro, qualquier invasión de tierra es terrorismo”.

Sobre la afirmación de Petra, el equipo de verificación de la AFP no halló una acción concreta de incentivo por parte del gobierno federal, o del presidente Jair Bolsonaro, para la invasión de reservas indígenas o la realización de quemas en la selva amazónica.

Sin embargo, es cierto que Bolsonaro tomó medidas que, según activistas de la causa y grupos indígenas, podrían estimular esas acciones.

El 5 de febrero, el mandatario firmó un proyecto de ley que abre las tierras indígenas, muchas de ellas en la Amazonía, a las actividades mineras, agropecuarias y de generación eléctrica realizadas tanto por nativos como por terceros. La medida fue calificada como una “pesadilla” por Sonia Guajajara, coordinadora ejecutiva de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB).

En agosto de 2019 Bolsonaro también afirmó que las reservas indígenas tienen un aspecto estratégico y que “el indígena no hace lobby, no habla nuestro idioma y consigue hoy en día tener el 14% del territorio nacional”.

A su vez, en una transmisión en vivo en su página en Facebook, Bolsonaro señaló que tenía la intención de integrar a los pueblos nativos de la Amazonía al resto de la sociedad, ya que “cada vez más, el indígena es un ser humano igual a nosotros.

Además de eso, un informe divulgado en 2019 por el Consejo Indigenista Misionero (Cimi), ligado a la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB) mostró que bajo la gestión de Bolsonaro el número de invasiones a áreas indígenas en Brasil se duplicó en los nueve primeros meses del año.

Vista aérea de la selva amazónica, cerca de Porto Velho (Rondonia), el 24 de agosto de 2019

Pocos meses después de los grandes incendios que afectaron la Amazonía, el presidente fue cuestionado sobre cómo podría disminuir este tipo de acción a lo que respondió: “No se va a acabar con la deforestación, ni con las quemas. Es cultural. Comparando los datos de enero a setiembre de 2019 con igual período de 2018, se registró un aumento de 41% en los incendios en esa región.

A su vez, la Secom indicó que para el presidente cualquier tipo de invasión de tierra es “terrorismo”. De hecho, en abril de 2019 el presidente afirmó que pretendía enviar al Congreso Nacional un proyecto de ley que tipificara a las  invasiones de tierra como crímenes de terrorismo. Entretanto, Bolsonaro no dejó claro si la medida incluirá acciones contra áreas indígenas.

Sabanización de la Amazonía

Petra Costa: “Ya se volvió un punto crítico, pudiendo [la selva amazónica] convertirse en una sabana en cualquier momento, lo que sería una tragedia para el mundo entero [...]”

Secom: “Fake News: El compromiso del gobierno federal con el medio ambiente ya fue reforzado por el propio presidente Jair Bolsonaro en un discurso en la ONU” y “Fake news: La operación Verde Brasil combatió 1.835 focos de incendio en la región de la Amazonía; 141,9 millones de reales en multas aplicadas. El presidente Jair Bolsonaro determinó la creación del Consejo de la Amazonía y de la Fuerza Nacional Ambiental. El Ministerio de Medio Ambiente lanzó el pacto por el ambientalismo de resultado: combatir la deforestación ilegal en la Amazonia”.

Aunque existan estudios sobre un posible efecto de sabanización de la selva amazónica, como sostuvo Petra Costa, el equipo de verificación de la AFP no encontró registros de que eso pueda suceder “en cualquier momento”.

En un artículo publicado en 2018 en la revista científica PNAS, de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, científicos brasileños y extranjeros analizan alternativas para lidiar con una posible sabanización de la selva amazónica, pero enfatizan que esto es sólo una hipótesis “dominada por grandes incertezas”.

En respuesta, la Secom señaló que el presidente firmó un compromiso con el medioambiente en su discurso en la ONU, lo que es verdad. Jair Bolsonaro realmente indicó que su gobierno “tiene un compromiso solemne con la preservación del medioambiente y el desarrollo sostenible en beneficio de Brasil y del mundo”, pero minimizó los incendios en la Amazonía, destacando que el clima seco, el viento y las quemas “culturales” podrían haber sido responsables.

Además, la Secom indicó que la Operación Verde Brasil combatió 1.835 focos de incendio, aplicando multas por casi 142 millones de reales, lo que pude ser confirmado en el sitio del gobierno, que explica cómo se realizó la operación.

Los proyectos citados por la Secom fueron, efectivamente, anunciados por el presidente a final de enero, en su cuenta en Twitter, y por el Ministerio de Medio Ambiente, en su sitio.