No, esta foto de 2012 de Argentina no muestra una situación equiparable a la de Venezuela

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

La imagen de una góndola de supermercado casi vacía, con pocos paquetes de yerba mate, circula desde el 23 de julio pasado en las redes sociales en publicaciones con la siguiente frase: NO, NO ES VENEZUELA , ESTA ES LA ARGENTINA DEL 2012 , PARA CUANDO TE PREGUNTEN SI ALGÚN DÍA ESTUVIMOS CERCA DE SER VENEZUELA” (sic). Según pudo confirmar Reverso, la imagen es de 2012 y corresponde a un conflicto de precios que generó desabastecimiento de yerba durante el mes de abril de ese año. Sin embargo, la situación no es comparable con la de Venezuela. 

“Leo los comentarios y no lo puedo creer. Gente diciendo que es mentira, que acá nunca pasó. Capaz ustedes vivían en otro país”, dice una de las publicaciones de Facebook (1, 2, 3), donde fueron compartidas más de 27.000 veces, sobre la situación en 2012, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015). La imagen circula también por Twitter, donde tuvo más de 1.600 retuits.

Captura de pantalla del 23 de agosto de 2019 de una publicación en Twitter

Para comprobar el origen de la fotografía, Reverso realizó una búsqueda inversa de imágenes en Google. Aunque no se puede encontrar al autor y fecha original de la foto, fue utilizada por varios medios argentinos para ilustrar el conflicto que generó la faltante de yerba en abril de 2012 (1, 2 y 3). 

Por qué no es comparable con la situación de Venezuela

En abril de 2012, en Argentina hubo desabastecimiento de yerba mate en los supermercados y un alza en los precios del producto (1, 2 y 3). Existen versiones encontradas sobre la causa de lo sucedido en ese momento, pero todas ellas apuntan a un conflicto en relación al precio de venta que se solucionó antes de que el Gobierno nacional aplicara la llamada “Ley de Abastecimiento”. Según el artículo 2 de la ley, el Poder Ejecutivo puede establecer precios máximos “para cualquier etapa del proceso económico”, y “obligar a continuar con la producción, industrialización, comercialización y distribución” de determinados productos.

Sin embargo, lo que se vivió durante ese mes en Argentina no es comparable con la situación alimentaria que se vive en Venezuela desde hace varios años. 

Reverso se contactó con Joaquín Sánchez Mariño, periodista que cubrió la entrega de ayuda humanitaria en dicho país para Red/Acción -medio aliado- y autor del libro “En Venezuela, postales de un país al borde del colapso”, quien señaló: “Lo que ocurrió con la yerba o lo que ocurre hoy con la leche en la Argentina son cuestiones concretas. No son comparables con lo que ocurre en Venezuela, donde es una situación general en la cadena de alimentos. La Argentina produce alimentos; Venezuela, no”. 

Según el informe de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en Venezuela: “las políticas económicas y sociales adoptadas durante la última década han debilitado los sistemas de producción y distribución de alimentos”. Esta situación, junto con la hiperinflación y la contracción de la economía, dio lugar a “una falta de acceso a alimentos, debido tanto a la escasez como a los precios inasequibles”

En Argentina, en cambio, según datos ofrecidos a Reverso por el Instituto Nacional de la Yerba Mate, no existió previamente al conflicto una disminución en la producción. En marzo de 2012, según el informe mensual del sector yerbatero, el volumen de yerba mate elaborada alcanzó los 19 millones de kilos, número similar al de años anteriores.

Por su parte, Shari Avendaño, periodista de Efecto Cocuyo -medio venezolano que, entre otras cosas, se dedica a verificar afirmaciones que circulan en el debate público-, comentó a Reverso sobre la situación de su país: “La economía venezolana está en hiperinflación desde octubre de 2017, según datos de la Asamblea Nacional y, desde diciembre de 2017, según el Banco Central de Venezuela. Esto se tradujo en una escasez importantísima”. 

Estantes prácticamente vacíos en un supermercado en Caracas el 28 de agosto de 2018

“Actualmente, la hiperinflación se desaceleró, en parte, a causa de la baja de consumo de alimentos de los venezolanos. Los mercados están más abastecidos, pero la capacidad de compra de los venezolanos ha disminuido”, agregó Avendaño.

Desnutrición y subalimentación a causa del desabastecimiento 

Según un informe de Cáritas Venezuela citado en una nota de Efecto Cocuyo, publicado en junio de 2019, de un total de 1.302 niños evaluados en 14 estados del país, más de la mitad (52%) estaban desnutridos o en riesgo de estarlo. La fundación también concluyó que en los estados de Sucre, Lara y Portuguesa estos niveles pasaron el umbral de emergencia, sobrepasando el límite de 15%, indicador fijado por la Organización Mundial de la Salud. 

En este punto, tampoco es comparable la situación de Argentina con la de Venezuela. Según el informe 2019 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), el porcentaje de personas subalimentadas (porcentaje de la población que no alcanza a cubrir sus necesidades energéticas diarias) es muy diferente en uno y otro país. En Venezuela, se estima que es el 21,2% de la población, mientras que en Argentina es del 4,6%. Estos son datos estimados por la FAO para el período 2016-2018. 

Además, en Venezuela se duplicó la cantidad de personas en esa situación, ya que era el 10,5% en el período 2004-2006, mientras que en Argentina en ese mismo lapso se redujo muy levemente, de 4,7% a 4,6%. 

Esta verificación fue realizada por el proyecto colaborativo Reverso. Participaron periodistas de Chequeado y AFP.