Captura de pantalla del portal "Upsocl", tomada el 29 de agosto de 2018

No, Dinamarca no será un país 100% orgánico en 2020

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

La nominación de Dinamarca al premio Future Policy 2018 por su plan de acción sobre políticas orgánicas revivió informaciones falsas que circulan en internet y redes sociales desde que fue lanzado en 2015. Según éstas, el país será 100% orgánico en 2020. Sin embargo, los objetivos definidos entonces por Dinamarca no eran tan ambiciosos.

El concurso más grande del mundo sobre agroecología escogió a Dinamarca y propuestas de otros 24 países como candidatos para el premio Future Policy, un reconocimiento a las mejores políticas de protección a los pequeños productores, que garanticen el cultivo de alimentos sostenibles y establezcan prácticas agrícolas resistentes al clima. En octubre de este año se conocerán a los ganadores.

La noticia hizo que volvieran a circular en internet artículos falsos, según los cuales el país está muy cerca de convertirse en 100% orgánico, publicados cuando esta política danesa fue lanzada en 2015.

La supuesta noticia de que Dinamarca reemplazará todos los cultivos que usan pesticidas por orgánicos ha sido compartida ampliamente. A pesar de que el país es modelo en la implementación de políticas favorables al consumo y producción de alimentos bio, la información es falsa.

Verificamos la información. Desde el 2011, el gobierno de Dinamarca estableció como meta el 2020 para duplicar el territorio dedicado al cultivo de alimentos orgánicos, con relación al área total existente en 2007. En ese entonces, la agricultura bio ocupaba 150.000 hectáreas, es decir, el 5,6% de las tierras cultivables del país nórdico. En el 2018, la superficie aumentó a 245.000 hectáreas, equivalentes al 9%. El país, sin embargo, no es ni siquiera el primero en esta cuestión en Europa. Lichtenstein tiene una proporción del 38%, Austria, del 22%, y Suecia, del 18%, según el Ministerio de Agricultura danés.

La política de apoyo a los productos orgánicos del Estado danés actúa en los sectores público y privado. En el público, el gobierno alienta y financia la producción de alimentos bio en las tierras estatales y acompaña la transición de restaurantes públicos (en escuelas, hospitales, administraciones) hacia la alimentación orgánica. Según la agencia gubernamental Danmarks Statistik, las compras orgánicas de las cocinas del gobierno se duplicaron entre 2013 y 2017, y el objetivo es que el 60% de los productos consumidos allí sean orgánicos en 2020. En el sector privado, el Estado ofrece incentivos financieros para la investigación e implementación del modelo.

En Dinamarca, el 13% de los alimentos vendidos en los supermercados son orgánicos, la tasa más alta del mundo según el gobierno, y las ventas crecen entre 10 y 15% anual, equivalentes a casi 1.700 millones de dólares por año.

Aunque el gobierno adoptó una política sólida de incentivo a la industria orgánica y al consumo de alimentos bio, la información de que Dinamarca será un país 100% orgánico en 2020 es exagerada e imprecisa.