Primera dama Maria Clemencia Rodríguez (AFP / John Vizcaino)

Las tres mentiras más virales de la campaña presidencial en Colombia

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Las noticias falsas han enlodado las elecciones presidenciales en Colombia. Estas son las tres mentiras más difundidas contra Iván Duque (derecha) y Gustavo Petro (izquierda), que disputarán el balotaje el 17 de junio.

Mentira 1 : "Si gana Duque, FARC quiere volver a la guerra"

El futuro de los acuerdos de paz, firmados en noviembre de 2016 entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos, fue un tema central de la campaña y uno de los puntos de disputa entre Duque y el resto de candidatos.

El derechista y discípulo del expresidente Álvaro Uribe Vélez (2002-10) fue el opositor más radical del pacto que permitió el desarme de 7.000 guerrilleros a cambio de su participación en política.

Una nota del portal Tiempo 12 publicó tergiversada una entrevista realizada a Rodrigo Londoño, director del ahora partido Fuerza Revolucionaria del Común (FARC) y conocido en su época de guerrillero como “Timochenko”.

Con el título “¡Amenaza! Timochenko: si gana Duque volveremos a las armas!”, el artículo cita a Londoño asegurando que “en la etapa final del Gobierno Santos el proceso de paz está peligrando”.

La publicación no incluye el video original de la entrevista y sólo utiliza la primera parte del testimonio del exguerrillero, sacándolo de contexto. Cuando Álvaro Sierra, director de France 24, le pregunta si el proceso de paz estaría en peligro en un eventual triunfo del uribismo, Londoño responde:

“Pues no ha ganado… estamos en la etapa final del gobierno de Santos y el proceso de paz está peligrando. Si la sociedad colombiana, los sectores colombianos y la comunidad internacional no se unen a acompañar este proceso, pues hombre… yo no quiero decir con esto que nos vamos para la guerra nuevamente, pero sí pueden quedar sembradas las semillas para un nuevo conflicto en Colombia. Nosotros lo hemos dicho, lo firmamos y lo vamos a cumplir: no hay vuelta atrás. Esperemos a ver quién gana”, dijo el excombatiente.

A la fecha, el artículo parcialmente falso ha sido leído 89.234 veces y el mismo Rodrigo Londoño lo desmintió en su cuenta en Twitter.

 Por su parte, Duque ha matizado su posición frente al futuro de los acuerdos de paz.

“Desde el primer día dije ni trizas ni risas. No se trata de destruir la totalidad de los acuerdos sino de hacer unas reformas que le sirvan al país. Y por otro lado que no se vayan a reír de las víctimas, algunas personas que no han cumplido con la verdad, la justicia y la reparación”, dijo en una entrevista a  W Radio el  31 de mayo.

El derechista ha defendido la necesidad de modificar el texto original en tres puntos fundamentales. En primer lugar, presentará una reforma constitucional para que el narcotráfico, que financió a los rebeldes en su levantamiento contra el Estado, no sea amnistiable en ningún caso. Segundo, los guerrilleros condenados por delitos de lesa humanidad pagarán prisión y quedarán inhabilitados para ocupar uno de los diez escaños parlamentarios que les reserva el pacto de paz. Por último, los agentes del Estado implicados en el conflicto no serán juzgados por la Justicia Especial para la Paz (JEP) - acordada con las FARC- sino por la Corte Suprema.

Las votaciones en primera vuelta de los candidatos que apoyaban inequívocamente el pacto de paz alcanzaron el 50,79%. Petro (25%), el exgobernador Sergio Fajardo (23,73%) y el jefe de la delegación gubernamental en las negociaciones con la exguerrilla, Humberto de la Calle (2,06%), prometían implementar lo convenido sin modificaciones.

Mentira 2 : Petro dice que quiere reproducir el modelo venezolano

Las redes sociales están llenas de mensajes que señalan a Gustavo Petro de “castrochavista” y de defender un programa de gobierno que llevará al país a una crisis similar a la venezolana. Con frecuencia le recuerdan su pasado de exguerrillero del M19 y haber servido de anfitrión de Hugo Chávez en 1994, cuatro años antes de ser elegido como presidente del país petrolero.

Trinos falsos han sido replicados por figuras tan populares como el expresidente de derecha Álvaro Uribe Vélez, que tiene más de 5 millones de seguidores en Twitter.

Además, se difundieron mensajes falsos que asociaban al candidato con la exguerrilla FARC, como el fotomontaje en el que sus principales líderes portan camisetas con el mensaje "Petro Presidente" y el logo de su movimiento Colombia Humana. La imagen tuiteada por el senador uribista Alfredo Rangel con la frase “La cúpula de las Farc con Petro. El castrochavismo se une” pertenece en realidad a la décima y última Conferencia Guerrillera que tuvo lugar en los Llanos del Yarí en septiembre de 2016. Como se puede ver en la foto original, verificada por Petro, la camiseta es distinta. Rangel eliminó el trino de su cuenta.

Más allá de desmentir las noticias falsas, el candidato ha explicado en diversas entrevistas su posición frente a Venezuela y su pasado guerrillero, afirmando que el “castrochavismo” por definición no existe y que el proyecto político del M19 que quedó consagrado en la Constitución de 1991 era de carácter liberal y democrático. Así lo expresó a la periodista Vicky Dávila de la W Radio.  

En el caso específico del modelo económico que sus opositores critican comparándolo con el del país vecino, el izquierdista ha descartado el socialismo para Colombia y ha asegurado que privilegiará la producción agrícola sobre la explotación petrolera.

"Venezuela, como país petrolero, padece los problemas de la distribución de la renta y la crisis de la caída del precio del petróleo, pero amplificados por una pésima política económica. Venezuela puede rehacerse a partir del diálogo de su sociedad o seguir el camino de Siria e Irak", explicó en un video que publicó en su perfil oficial de Facebook.

En segunda vuelta Petro desistió de su propuesta de convocar una Asamblea Constituyente para reformar la política y la justicia. Según el candidato lo que pretende es aplicar la Constitución de 1991.

“En su momento pensé que debía ser una constituyente acotada a unos temas: salud, educación, justicia, política, etc., pero con el resultado del 11 de marzo, las ciudadanías dieron el primer campanazo, que fue que la bancada mayoritaria del Senado ya no era el uribismo ni los partidos tradicionales, sino la bancada alternativa. Eso da una opción de que las reformas que se necesitan se pueden impulsar en el Congreso”, dijo al diario El Espectador el 14 de junio.

Mentira 3 : Supuestos ejemplos de fraude electoral

Terminada la primera vuelta electoral, en la que Duque y Petro obtuvieron  el 39% y 25% de los votos, respectivamente, empezó a moverse en redes sociales el hashtag #FraudeElectoral que denunciaba la manipulación de los formularios con los que se realiza el conteo de los votos.

Las imágenes descargadas de la página de la Registraduría General de la Nación (autoridad electoral) presentaban enmendaduras que favorecían a alguno de los candidatos y con mayor frecuencia a Duque, según los mensajes difundidos.

La campaña de la Colombia Humana presentó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) 27 reclamaciones, concernientes a 1.706 mesas de votación repartidas en 17 departamentos del país.

En redes sociales empezó a circular un video manipulado a partir de una nota del noticiero Noticias Uno en la que se anunciaba que la independiente Misión de Observación Electoral (MOE) le había pedido al fiscal general revelar los hallazgos de la corrupción electoral. El audio en off de una mujer, sobre imágenes de Alejandra Barrios, directora de la MOE, se ha reproducido 11.643 veces al día de hoy.  

En el audio, que también se difundió por WhatsApp sin las imágenes, una voz femenina asegura que el doctor “Mario Cajas, de la Universidad del Cauca”, quien supuestamente es “uno de los juristas más importantes de la Corte Constitucional”, está convocando a las facultades de derecho de varias universidades “debido al informe (...) de la MOE en cuanto a los fraudes (...) porque los verdaderos escrutinios  dan como ganador a Gustavo Petro con un porcentaje de 6 millones de votos, ubicando a Fajardo en el segundo lugar y de tercer lugar a Duque”. 

El profesor desmintió la información desde su cuenta de Twitter.

Sumado a esto se difundió un meme sobre la revisión de los formularios E14 que apuntaba a ratificar el fraude.

El registrador, Juan Carlos Galindo, aclaró en una entrevista a W Radio que los “tachones y enmendaduras no configuran un fraude”.

Cuatro días después de las elecciones en primera vuelta y con una polémica que se agitaba en redes sociales, la MOE emitió un comunicado en el que aclaró que efectivamente se presentaron anomalías en las cifras de 363  formularios E14 de una muestra de 13.135 mesas de 160 municipios y 24 departamentos. Sin embargo, dicha manipulación equivale solamente al 2,8% de la muestra revisada.

Para la MOE la conclusión es que “la muestra de 13.135 formularios E-14 contempla una votación de 3.618.772 sufragios registrados el pasado 27 de mayo. Es decir que las 12.522 aparentes variaciones anómalas representan el 0,35% de los votos. Si se considera que la muestra es representativa, esto significa que tras observar los Formularios E14 de Delegados, en la votación de 19,6 millones de sufragios registrada el pasado domingo podría haber anomalías equivalentes a casi 70.000 votos”.

Por su parte, atendiendo las reclamaciones de la campaña de Gustavo Petro, el Consejo Nacional Electoral determinó mediante una resolución del 8 de junio que aunque sí hubo irregularidades en la atribución de 495 votos, estos cambiaban ligeramente el resultado de las elecciones. Funcionarios de la Registraduría realizaron un nuevo conteo que añadió a Petro 238 votos, mientras que a Duque le restaron 257.

"En 1.621 de las 1.705 mesas reclamadas no hubo diferencias en los formularios E-14 y E-24, por lo tanto se declararon infundadas las denuncias de fraude", aseguró la magistrada Idayris Yolima Carrillo, presidenta reglamentaria del CNE.

De esta forma, el CNE dio por cerrada la controversia por presunto fraude en las elecciones del pasado 27 de mayo, que perfilaron un duelo inédito entre izquierda y derecha.