Un hombre en bicicleta pasa cerca de un bus de Transmilenio, en Bogotá, el 19 de mayo de 2020 ( AFP / Raúl Arboleda)

La tarifa de buses de Transmilenio, en Bogotá, no es la más costosa del mundo

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un tuit que afirma que el sistema de buses de Transmilenio, en Bogotá, es el "más caro, contaminante e ineficiente del mundo" se ha compartido más de 10.000 veces en redes sociales desde el 31 de diciembre de 2021, cuando se anunció que la tarifa del servicio aumentaría en 2022 a 2.650 pesos colombianos, que equivalen a 0,65 dólares. Sin embargo, hay valores más altos en otros sistemas de buses en Latinoamérica e incluso en otras ciudades de Colombia. Además, el transporte bogotano ha sido reconocido en la región por tener una flota de autobuses de bajas emisiones. 

"Con el aumento del pasaje a $2.650, Transmilenio rompe récords como el bus más caro, contaminante e ineficiente del mundo. No olviden agradecerle a @EnriquePenalosa y @ClaudiaLopez", dice un tuit compartido también como imagen en Facebook (1, 2).

Captura de pantalla de un tuit tomada el 3 de enero de 2022

La entrada menciona al exalcalde de Bogotá Enrique Peñalosa (2016-2019) y a la actual alcaldesa, Claudia López. 

El pasado 31 de diciembre, la Alcaldía de Bogotá y la empresa Transmilenio anunciaron que a partir del 11 de enero de 2022 el costo del pasaje aumentará en 150 pesos, para fijarse en 2.650 pesos (0,65 dólares al cambio del 3 de enero de 2022) para los servicios "troncales", que incluyen el uso de buses con carriles exclusivos y paradas en estaciones.

Además, los buses "zonales" o alimentadores tendrán un costo por pasaje de 2.450 pesos (0,59 dólares).

Pero este valor no es el más caro del mundo. Ni siquiera es el más alto de Colombia, pues los sistemas de buses de Bucaramanga (oriente) y Cartagena (norte) tienen un costo 50 pesos más alto por pasaje. 

Tampoco es el más alto de la región. En Montevideo, el pasaje del sistema de transporte metropolitano de buses cuesta entre 36 y 44 pesos uruguayos, de acuerdo al método de pago (0,80 o 0,96 dólares); en Santiago de Chile, los autobuses de la Red tienen un valor por viaje de 700 pesos chilenos (0,82 dólares) y en Sao Paulo, el boleto de bus del SPTrans es de 4,40 reales (0,77 dólares).

"Contaminante"

El tuit también afirma que el sistema de Transmilenio es el más "contaminante" del mundo. 

Consultado por AFP Factual, Néstor Rojas, profesor de la Universidad Nacional e investigador sobre calidad del aire, explicó que un indicador que permite comparar la contaminación de los sistemas de transporte de buses es el contenido de azufre en el diésel vendido en cada país. "Donde sea alto, el sistema muy posiblemente es más contaminante", explicó.

Según el programa Partnership for Clean Fuels and Vehicles de las Naciones Unidas, Colombia, Paraguay, Uruguay y Chile son los países de las Américas con los niveles más bajos de azufre en este combustible, con 50 ppm (partes por millón) o menos. Algunos de los demás países en el continente tienen niveles que van desde 50 hasta 500 ppm, como Brasil y México; y otros, hasta 2.000 ppm, como Perú.

Bogotá también fue destacada en 2021 por ser una de las ciudades que más ha avanzado en materia de electrificación de buses de transporte público, junto con Santiago de Chile y Ciudad de México, según un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

De acuerdo con información de Transmilenio entregada a AFP Factual, el sistema cuenta en enero de 2022 con 483 buses eléctricos que forman parte de una flota de 1.485 vehículos de ese tipo que adquirió la ciudad y que llegarán "de manera progresiva" durante este año.

Cuando se complete dicho número, Colombia tendrá la flota de buses eléctricos más grande en sistemas de transporte público de Latinoamérica, según cálculos del Ministerio de Transporte. Santiago de Chile, la ciudad que ocupa actualmente ese puesto, tiene 776 vehículos de este tipo. 

"Una vez llegue la totalidad de la flota eléctrica, se dejarán de emitir 94.300 toneladas de CO2 al año, el equivalente a lo que producen 42.000 carros particulares en este mismo periodo de tiempo", informó la oficina de comunicaciones de Transmilenio a la AFP. 

Un informe de la Corporación Financiera Internacional (IFC), un órgano del Banco Mundial y la red de ciudades C4, también destacó a Bogotá y a Santiago de Chile como las dos ciudades de Latinoamérica que "han ido haciendo un progreso significativo en la implementación de flotas de e-bus [buses eléctricos]"

Además de los autobuses alimentados por electricidad, Transmilenio informó a la AFP que ha sustituido desde 2019 algunos vehículos antiguos con 1.441 buses troncales a Gas Natural Vehícular de estándar de emisión Euro VI, lo que permitió una mejora del 78% en la calidad del aire que respiran los usuarios del sistema, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de los Andes y Ecopetrol. 

Otras capitales de Latinoamérica, como Quito, continúan usando buses con estándares de emisiones anteriores, como Euro II o Euro III, que permiten mayores emanaciones de gases contaminantes.

Bogotá también ha sido destacada por el Consejo Internacional de Transporte Limpio como un "referente regional" por sus avances en el objetivo de tener un sistema público de buses de cero emisiones.