Vista aérea de fieles musulmanes en torno a la Kaaba, en la ciudad santa saudí de La Meca, el 9 de mayo de 2021 ( AFP / Bandar al Dandani)

Volar sobre La Meca está prohibido por motivos religiosos, no por “atracción magnética”

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Publicaciones en redes sociales compartidas miles de veces desde 2017 afirman que los aviones o los pájaros no sobrevuelan la Kaaba, lugar sagrado dentro de la Gran Mezquita de La Meca, porque “atrae carga magnética”, afirmando que esto está “confirmado por la ciencia”, según el texto viral, que ha seguido circulando hasta 2021. Este lugar de peregrinación para los musulmanes tiene el espacio aéreo cerrado, pero no es por atracción magnética, sino por motivos religiosos, según geofísicos y responsables de aviación civil.

“Sabes por qué está prohibido volar sobre Kaaba”, dicen las entradas, publicadas varios años consecutivos (2017, 2018, 2019, 2020, 2021). “Es la mitad de la tierra”, afirma el texto, con ligeras variantes, “y debido a que es el centro de gravedad ,naturalmente atrae carga magnética” a la Kaaba. Según los usuarios, “es imposible volar sobre la Kaaba, ya sea en pájaros o incluso en aviones”, sentencian, afirmando que está “confirmado por la ciencia”

La Kaaba es una construcción cúbica en el centro de la Gran Mezquita de La Meca, en Arabia Saudí, hacia la cual se orientan los musulmanes para rezar. En la peregrinación anual que miles de musulmanes realizan a La Meca, los fieles deben dar siete vueltas al edificio. Las autoridades saudíes prohibieron tocarlo, como también es tradición, por la pandemia del coronavirus.

El mensaje circuló también en francés y portugués.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 5 de julio de 2021

Las anomalías magnéticas

Según los científicos consultados por la AFP, la atracción magnética en La Meca es una hipótesis geofísica sin fundamento, que mezcla dos elementos sin relación entre sí: el magnetismo y la gravedad. El primero es un “campo de fuerza” que “se aplica a cualquier objeto imantado”, detalló Vincent Lesur, responsable de los Observatorios Magnéticos en el Instituto de Física del Globo de París (IPGP). En cuanto a la gravedad, “es la atracción de una masa por otra”. “Para ser un centro de gravedad, hace falta ser una masa, y la masa de la Kaaba respecto a la masa de la Tierra es insignificante”, dijo este experto en geomagnetismo.

Un investigador del Centro Nacional francés de Investigación Científica (CNRS), Julien Aubert, experto en dinámica de fluidos, explicó a la AFP que la Tierra sí tiene un campo magnético “que se origina en su núcleo fluido”, en el centro de la Tierra, y “no en La Meca”. El núcleo terrestre, girando sobre sí mismo, genera una corriente eléctrica que, “circulando en un medio conductor [para la Tierra, es el núcleo líquido situado sobre el núcleo sólido en el centro del planeta] crea [este] campo magnético”, expuso por su parte François Daviaud, del Instituto de Rayos Múltiples de Saclay, en este artículo para una revista científica. Se produce un “efecto dinamo”, resumió Vincent Lesur.

Por ejemplo, “cuando tienes una brújula, [su] aguja está imantada y se alinea con los campos magnéticos, en la dirección del campo local”, comentó Lesur. En la Tierra, la aguja se alinea automáticamente hacia el norte magnético, donde convergen las líneas del campo magnético terrestre. No es lo mismo, sin embargo, el Polo Norte magnético que el geográfico, ya que el primero se desplaza.

Pasajeros de un vuelo turístico sobre el Polo Sur comprueban sus brújulas, el 31 de octubre de 1999 ( AFP / Torsten Blackwood)

Por otra parte, en la superficie terrestre hay anomalías magnéticas, “variaciones del campo magnético respecto al campo magnético global general debidas a rocas imantadas”, detalló el geofísico Lesur. Éstas están “muy bien cartografiadas por los satélites geomagnéticos y los estudios aeromagnéticos”, que miden el campo magnético terrestre para detectar variaciones locales, y no aparece “nada de particular en La Meca”, completó Julien Aubert.

Hay anomalías magnéticas, en permanente estudio, en varios lugares del globo, como Suecia, el Atlántico sur, Canadá, en Bangui, la capital centroafricana, o Kursk, al sur de Moscú.

Además, una anomalía magnética terrestre no supone un problema para el vuelo de aves o aviones, al contrario de lo que afirman las publicaciones virales. “Las perturbaciones magnéticas no impiden que vuele un avión”, confirmó el geofísico Aubert. “Podrán en todo caso confundir a la brújula, pero los aviones utilizan, obviamente, sistemas de geolocalización más modernos”. Y los animales “sensibles al biomagnetismo”, por ejemplo, tampoco tendrán problemas, utilizando sus ojos para dirigirse.

Pese a todo, hay fieles que colocan brújulas junto a ellos para rezar, de modo que dan la dirección de La Meca cuando están alineadas hacia el Norte geomagnético y calibradas en función del país, remarcó Julien Aubert, quien supone que en esta escena puede estar el origen de la desinformación. “Una mala comprensión del funcionamiento del dispositivo puede llevar a algunas personas a creer que la aguja indica directamente La Meca”.

Una brújula ayuda a fieles en el barrio bagdadí de Ciudad Sadr a orientar sus rezos hacia La Meca, el 12 de septiembre de 2008 ( AFP / Ahmad al Rubaye)

¿Pero se puede sobrevolar La Meca?

Sobrevolar este lugar sagrado de Arabia Saudí está prohibido por motivos religiosos.

El Sindicato Nacional francés de Pilotos de Línea (SNPL) y la compañía aérea Air France, que entre sus destinos incluye Arabia Saudí, confirmaron a la AFP: “El vuelo sobre La Meca está prohibido”.

La prohibición se debe a una “razón ideológica (...) por respeto a la Kaaba”, precisó el servicio de prensa del sindicato. Como indica esta guía turística, “el acceso a La Meca [y por extensión el acceso a la Kaaba, lugar sagrado de peregrinaje] está estrictamente (...) prohibido a los no musulmanes”. Esta norma incluye el espacio aéreo sobre el lugar. Además, no hay aeropuerto en La Meca, los peregrinos musulmanes generalmente llegan a través de los aeropuertos de Yeda o Medina.

La prohibición para volar aparece en las capturas de pantalla de un programa informático que permite ver los mapas de navegación que usan los pilotos, informó el sindicato a la AFP: en la primera imagen, la zona de La Meca “está marcada como P01”, y la “P” significa “prohibido”. En la segunda imagen, se precisa que no hay límite a esta restricción, ni en términos de altitud (“GND” es “ground”, “suelo” en español, como límite de base, y “UNL”, “unlimited” o “ilimitada” en cuanto a la altura) ni en términos temporales (el “tiempo de actividad” es de “H24”). Estas condiciones fueron confirmadas a la AFP por un portavoz de Air France.

Captura de pantalla del programa Lido eRoute Manual, realizada el 30 de junio de 2021
Captura de pantalla del programa Lido eRoute Manual, realizada el 30 de junio de 2021

 

 

Por otra parte, gracias a la página FlightRadar, que permite seguir en tiempo real vuelos (principalmente comerciales) en todo el mundo, se puede observar que ningún avión sobrevuela el área sagrada.

Captura de pantalla de la página FlightRadar, realizada el 2 de julio de 2021 a las 11H45 (hora local francesa)

Hay excepciones a esta prohibición: los helicópteros pueden volar sobre La Meca y aterrizar, por ejemplo los de protección civil. En 2006, los helicópteros acudieron a la zona para rescatar a peregrinos tras el derrumbe de un edificio en la localidad, donde murieron al menos 76 personas y unas 60 resultaron heridas.

Varios hoteles de La Meca tienen helipuertos, como puede verse en Google Maps, entre ellos el Fairmont Makkah Clock Royal Tower y Al Shohada Hotel, ambos a menos de 15 minutos a pie de la Kaaba.

La Autoridad General de Aviación Civil de Arabia Saudí (GACA) y el Ministerio saudí de Asuntos Islámicos, Dawah y Orientación Religiosa no habían respondido a las preguntas de la AFP a fecha de publicación de este artículo.

Otros espacios aéreos cerrados

La prohibición de sobrevolar una zona concreta, como ocurre en La Meca, no es rara. Hay otros lugares en la misma situación, sobre todo “ciertos lugares en Israel donde el sobrevuelo está también prohibido por los religiosos”, subrayó el sindicato francés de pilotos, añadiendo que hay “procedimientos de aproximación y despegue para rodear” estos lugares.

Las decisiones de prohibir el vuelo sobre una zona, que pueden limitarse en el tiempo o en términos de altitud, pueden aplicarse a muchas situaciones que no tienen que ver con la presencia de un lugar u objeto sagrado. “Puede haber una central nuclear”, ejemplificó un portavoz de Air France. Se puede cerrar “temporalmente un espacio aéreo” para maniobras militares, algo que establece “cada Estado soberano, que emite un Notice to Airmen (NOTAM)”, según el vocero. Estos documentos, clasificados en la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI), indican a las compañías aéreas los lugares que no se pueden sobrevolar y las condiciones de esta prohibición.

Marion LEFEVRE
Traducción y adaptación