Las mujeres negras no tienen en su ADN "todas las variaciones genéticas posibles”

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas en redes sociales miles de veces en varios idiomas desde enero de 2020 afirman que las mujeres negras tienen un ADN mitocondrial con "todas las variaciones [genéticas] posibles para cada tipo de ser humano", debido a la existencia del llamado “gen Eva". Pero la afirmación es engañosa: si bien es cierto que la especie humana se originó en África y que los habitantes de ese continente son los que presentan una mayor diversidad genética, según científicos consultados por la AFP, este rumor malinterpreta el concepto de "Eva mitocondrial".

“Científicamente la mujer negra es el único órgano que posee el ADN de las mitocondrias que tiene todas las variaciones posibles para cada tipo de ser humano diferente en esta tierra (el africano, el albino, el europeo, el medio oriente, etc). Cuando el ADN de una mujer negra muta, todos los demás tipos de seres humanos se producen. Esto se llama el ‘Eve Gene’ y solo se encuentra en las mujeres negras", señalan publicaciones en Facebook (1, 2 y 3) y Twitter.

Este relato también circula en francés, portugués e inglés.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 5 de noviembre de 2021

La afirmación va acompañada de una imagen de la obra de la pintora estadounidense de origen afrocubano Harmonia Rosales titulada "La cosecha", de 2018 y que representa a la Virgen María bajo la apariencia de una mujer negra, rodeada de niños de diferentes colores de piel. 

ADN mitocondrial

Las mitocondrias son "elementos del citoplasma de la célula animal o vegetal cuya función esencial es asegurar la oxidación, la respiración celular, el almacenamiento de energía por parte de la célula y el almacenamiento de ciertas sustancias", según la definición del Larousse Médical.

Laurent Duret, director de investigación del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) de Francia y miembro del laboratorio de biometría y biología evolutiva de la Universidad de Lyon 1, explicó a la AFP que al igual que el núcleo de nuestras células, las mitocondrias, contienen ácido desoxirribonucleico (ADN), el portador de la información genética. El estudio de las mitocondrias, transmitidas exclusivamente por las madres de generación en generación, permite "trazar la genealogía de los individuos comparando su ADN", detalló. 

Pero las publicaciones virales dan una interpretación errónea, una "mezcla de verdaderos y falsos", según Evelyne Heyer, profesora de antropología genética en el Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) de París y autora del libro “L'Odyssée des Gènes” (en español, “La odisea de los genes”).

El “Eve gen” o "gen Eva" que mencionan las publicaciones virales no existe, pero parece referirse a la noción de "Eva mitocondrial". "El ADN mitocondrial de todos los humanos del planeta desciende de una única mitocondria: es lo que se ha llamado Eva mitocondrial", explicó Heyer. 

La existencia de esta mujer negra que probablemente vivió en África hace unos 200.000 años fue establecida en 1987 por Rebecca Louise Cann, Mark Stoneking y Allan Charles Wilson en un artículo publicado en la revista científica estadounidense Nature.

Los autores llegaron a esta conclusión tras analizar muestras de ADN mitocondrial de 147 personas de cinco regiones diferentes del mundo: África, Asia, Australia, Europa y Nueva Guinea, en el Océano Pacífico. 

"Hoy en día, nadie lleva las mitocondrias que llevaba este ancestro, que sí existía", aclaró Duret, del CNRS. "Lo que llevamos son descendientes de estas mitocondrias que, entre tanto, han acumulado mutaciones”, añadió.

Confusión

El término "Eva mitocondrial" no aparece en el artículo elaborado por Cann, Stoneking y Wilson. Esta denominación, "engañosa" según Laurent Duret, nació tras la publicación de su obra.

Fue un error llamarlo así”, dijo Heyer. "Si miras las mitocondrias de todo el mundo (...), nuestro ADN mitocondrial puede remontarse a un ancestro común, pero eso no significa que no hubiera otras personas [contemporáneas de este ancestro] en esa época”.

Esta mujer es "ciertamente la única que desde entonces ha transmitido sus mitocondrias a todos los demás", pero el nombre de Eva sugiere la idea de la cuna de la humanidad “siendo que no es así", resume la científica.

Los dos científicos consultados por la AFP subrayaron también que cada fragmento de nuestros cromosomas tiene su propia historia y genealogía. "Cada uno de nosotros no tiene un solo ancestro, sino miles de ancestros", explicó Duret. "Si miráramos otros cromosomas, encontraríamos otros ancestros comunes", por ejemplo un "Adán Y" si nos interesara el cromosoma sexual Y. 

Raíces africanas

Sin embargo, para Laurent Duret, "la intención del mensaje [transmitido por la publicación viral] es correcta, en el sentido de que lo que está claramente establecido [científicamente] es que nuestra especie se originó en África". 

"Cuando se observa el ADN mitocondrial de todos los seres humanos del planeta, procedentes de muchos lugares diferentes, uno se da cuenta de que África es la que tiene la mayor diversidad en [este ADN]", explicó Heyer. Los tipos de ADN mitocondrial observados fuera del continente representan "un subconjunto de los encontrados en África".

"Esta mitocondria que llevaba esta 'Eva mitocondrial', cada vez que se transmitía de generación en generación, adquiría mutaciones y diversidad genética", dijo Duret. "En el primer periodo, nuestra especie estaba esencialmente confinada en África, donde se acumuló la diversidad genética en el genoma mitocondrial".

Luego, los humanos migraron a otras partes del mundo. Duret explicó que lo hicieron "de forma progresiva; entre 60.000 y 40.000 años atrás y aún más recientemente, hace 15.000 años, para América".

Por lo tanto, las publicaciones virales son engañosas: si bien el ADN de las mujeres negras de hoy no contiene "todas las variaciones [genéticas] posibles para cada tipo de ser humano" en la Tierra y el "gen de Eva" no existe, el ADN mitocondrial de cada ser humano desciende del de una mujer africana que vivió hace unos 200.000 años. Además, como la especie humana se originó en África antes de migrar a otras regiones, las poblaciones de este continente tienen la mayor diversidad genética.

10 de noviembre de 2021 Corrige nacionalidad de la artista