San Francisco no fue la primera ciudad en el mundo en prohibir el agua en botellas plásticas

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Publicaciones que afirman que San Francisco, en Estados Unidos, "se convirtió en la primera ciudad del mundo en prohibir la venta de agua embotellada" en plástico se han compartido más de 229.000 veces en redes sociales al menos desde 2014 y volvieron a circular en 2021. Sin embargo, la ciudad californiana no fue la primera en el mundo en establecer este veto, y su restricción aplica solo en espacios bajo administración pública. 

"Cada ciudadano debería tener una botella propia y podrá rellenar su botella en puntos de servicio de agua gratis", continúa el texto de una imagen compartida en Facebook (1, 2, 3) y Twitter (1, 2) en octubre de 2021. Un mensaje similar, pero con otra fotografía, se difundió también en Instagram (1, 2, 3).

La misma composición ha circulado desde 2019; y enunciados similares, desde 2014

Captura de pantalla de una publicación en Facebook tomada el 2 de noviembre de 2021

En algunas de las entradas virales se ve una fotografía de una mujer llenando una botella con agua en un dispensador de la empresa Globaltap, una compañía estadounidense que fabrica fuentes de agua. 

Una búsqueda inversa de la imagen en Google permitió encontrar la misma toma en el sitio web de la compañía, atribuida a un proyecto de dispensadores para botellas de agua en Santa Mónica,  cerca de Los Ángeles, no en San Francisco, como dicen las publicaciones.

En otras publicaciones con la misma alegación, la fotografía es la de un hombre que llena su botella también en un dispensador de esa misma empresa. Una búsqueda inversa en Google permitió encontrar la toma en un banco de imágenes que describe que la foto fue efectivamente tomada en San Francisco, en enero de 2011, después que la ciudad empezó a instalar varias estaciones de llenado de botellas.

En esa ciudad, como afirman las entradas virales, está prohibida la venta y distribución de agua embotellada en plástico, pero solo en propiedades o lugares públicos. 

La decisión se tomó en marzo de 2014 con la ordenanza 028, que prohibió la venta de botellas plásticas de agua con capacidad de hasta 21 onzas (621 mililitros) en vías públicas, parques de recreación y espacios municipales, como plazas. En 2019, esta restricción fue aplicada también para el aeropuerto de San Francisco. 

La ordenanza propuso, a cambio, aumentar el acceso público al agua, con fuentes gratuitas y estaciones de servicio, como las que se observan en la imagen viral. 

La medida tiene excepciones: la venta de botellas plásticas de agua no está prohibida durante las carreras de atletismo, por ejemplo, o en actividades de organizaciones sin ánimo de lucro. Además, no aplica en espacios de propiedad privada.

Sin embargo, San Francisco no fue la primera ciudad en el mundo en aplicar un veto de ese tipo. Ya en 2009 la ciudad de Bundanoon, en Australia, lo había implementado. Y Toronto, en Canadá, aprobó en 2008 una prohibición que se hizo efectiva en 2012.