Bimbo dispone de paneles solares en instalaciones en México, pero los de esta foto están en Chile

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Una foto de un edificio industrial con la azotea cubierta de paneles solares circula en redes sociales desde el 17 de octubre de 2021. Más de 9.000 personas la compartieron desde entonces con mensajes que afirman que muestra instalaciones de la panificadora Grupo Bimbo en México, como respuesta a las críticas del Gobierno de López Obrador a las empresas que pagan menos en consumo de luz que los hogares del país y tras la presentación de una reforma energética. Sin embargo, la imagen corresponde a una planta de Bimbo en Chile, no en México, donde la empresa también cuenta con instalaciones de energía solar.

“Los fans de Morena: ‘Pues yo no veo la instalaciones de Bimbo para que les cobren tan barata la luz’. Las instalaciones de Bimbo”, dice una de las publicaciones en Facebook (1, 2, 3) con la foto. También circuló en Twitter (1, 2, 3).

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 20 de octubre de 2021

Las publicaciones surgen después de que el Gobierno mexicano anunciara en septiembre pasado una reforma energética que propone fortalecer a la empresa estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) frente al sector privado, que incluye a empresas extranjeras.

La reforma anunciada por el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, propone asegurar más de la mitad del mercado energético (54%) a CFE.

“Tenemos que tener control de los precios de los energéticos para que no se afecte la economía popular, y esto significa el fortalecer a empresas públicas como la Comisión Federal de Electricidad, porque la política anterior era fortalecer a las empresas privadas que tienen como fin el lucro”, dijo en su conferencia de prensa matutina del 1 de octubre pasado.

Meses antes, en marzo, el mandatario había presentado una comparación entre el costo de los kilowatts-hora entre un hogar sin subsidio (5,2 pesos por kWh), el de una tienda de abarrotes (3,1 pesos por kWh), el de un hogar de clase media (2,3 pesos por kWh) y las empresas como la multinacional Bimbo (1,7 pesos por kWh), entre otras, lo cual consideró una “injusticia”.

“¿Cómo es posible que una familia de clase popular, de clase media o un dueño de una tienda de abarrotes pague más que lo que paga un Oxxo? Ya. ¿Cómo le hicieron? Si lograron contratos especiales porque se reformaron las leyes o porque supuestamente ellos son generadores de energía limpia, pero el resultado al final es que tienen un subsidio”, expresó el mandatario.

Desde 1992, gracias a la Ley del Servicio Público de Energía Eléctrica, las empresas mexicanas pueden satisfacer sus necesidades energéticas mediante el autoabastecimiento. A partir de 2009, con la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética, se incorporaron las energías limpias a ese mecanismo. A los generadores de este tipo de energías de manera remota para su autoconsumo se les establece una tarifa preferencial, denominada “porteo verde” o “de estampilla”, para la transmisión y distribución de las energías.

En su alocución, López Obrador puso en duda que esa diferencia de precios se debiera a la autogeneración de energías limpias por parte de empresas como Bimbo. Eso luego de que la firma asegurara que “paga en su totalidad sus tarifas eléctricas conforme a la legislación” y que en 2020 el 80% de la electricidad que consumió provino de fuentes limpias (1, 2).

Foto de paneles solares

Una búsqueda inversa de la imagen que acompaña las publicaciones en Google mostró que la foto fue publicada por la empresa en una galería sobre un techo solar, en Chile, en las instalaciones de IDEAL (el nombre con el que opera Bimbo en ese país), inaugurado en septiembre de 2019. Se trata de un sistema de autoabastecimiento de energía solar capaz de generar tres gigawatts-hora al año.

Lo cierto es que Bimbo sí utiliza energía solar en sus instalaciones en México. En 2018, presentó su Sistema de Autoabastecimiento “Bimbo Solar”, instalado en el edificio corporativo, en Ciudad de México. Tiene 308 paneles solares que abastecen el 20% del consumo energético del lugar. En otros estados, como Oaxaca, la empresa cuenta con instalaciones alimentadas en parte por energías eólicas.