México no presupuestó la compra de un avión presidencial en 2022, sigue pagando el de 2012

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.
 

Publicaciones en redes sociales compartidas más de 3.500 veces desde el 8 de septiembre de 2021 aseguran que el Gobierno mexicano contempla la compra de un nuevo avión presidencial, y presentan como prueba una captura de pantalla del proyecto del presupuesto nacional para 2022. Sin embargo, aunque sí hay un rubro para la “Adquisición de una Aeronave de Transporte Estratégico para uso Presidencial y de Estado Mayor” en el documento, se trata del pago anual por el arrendamiento de un avión adquirido en 2012 que el Gobierno tiene en venta, como figura en los presupuestos anteriores y confirmó a la AFP la Secretaría de Hacienda de México. 

“No a vendido el avión presidencial y se va a comprar otro? Definitivamente este viejito macuspano esta chiflado. ¿Me podrían ayudar a leer lo que dice el Presupuesto de la Federación? ‘Adquisición de una Aeronave de Transporte Estratégico para uso PRESIDENCIAL y de Estado Mayor’ Nada menos por $5,792,115,303 pesos”, señala una de las publicaciones en Facebook (1, 2) y Twitter (1, 2, 3).

En la captura de pantalla que adjuntan las entradas, se observa un supuesto listado de gastos de Defensa Nacional bajo el título “Programas y Proyectos de Inversión”. Uno de los rubros corresponde a la adquisición de la aeronave con un gasto total de 5.792.115.303 pesos mexicanos (unos 287 millones de dólares) y un monto asignado para 2022 de 331.390.000 pesos (16,4 millones de dólares).

El listado está fechado en septiembre de 2021, mes en el que la Secretaría de Hacienda de México entregó al Legislativo el Paquete Fiscal 2022, que incluye los presupuestos de gastos e ingresos, así como los criterios generales de la política económica de México, para el año siguiente.

Captura de pantalla realizada el 15 de septiembre de 2021 de una publicación en Facebook

Una consulta de los Programas y Proyectos de Inversión de la Secretaría de la Defensa en el proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 (PPEF) permitió encontrar el mismo documento de las publicaciones virales con el campo “Adquisición de una Aeronave de Transporte Estratégico para uso Presidencial y del Estado Mayor” y la clave 12071320003. 

La descripción correspondiente a ese código, disponible en otro apartado del mismo PPEF, detalla que se trata de un avión cuyo arrendamiento está contemplado a 15 años y “considera pagos anuales promedio de 45 mdp [millones de pesos] en operación y mantenimiento, más pagos anuales de arrendamiento entre 4.6 mdp y 451.4 mdp”. 

Lizbeth Mendoza, portavoz de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, confirmó a AFP Factual que “es falso” que ese rubro en el presupuesto sea para la adquisición de un nuevo avión presidencial.

Mendoza explicó que la desinformación surgió de una nota periodística publicada el 8 de septiembre de 2021, que luego fue corregida señalando que no se trataba de la compra de una aeronave, sino “de los costos derivados del avión presidencial denominado ‘José María Morelos y Pavón’”.

El Boeing Dreamliner 787-8 fue comprado por unos 218 millones de dólares (1, 2, 3) durante el gobierno del presidente Felipe Calderón (2006-2012) y entregado bajo la administración de su sucesor, Enrique Peña Nieto (2012-2018). 

El avión José María Morelos y Pavón en el hangar presidencial en Ciudad de México, el 27 de julio de 2020 ( AFP / ALFREDO ESTRELLA)

La lujosa aeronave fue nombrada José María Morelos y Pavón y para su pago se debió firmar un contrato de arrendamiento financiero con un banco estatal por 15 años. Esa obligación, con la misma clave y descripción, puede observarse en los presupuestos de egresos aprobados de los años 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018 y 2019. En 2020 y 2021 no se destinaron recursos bajo ese concepto en el cálculo.

Desde su llegada al poder a finales de 2018 y como parte de sus políticas de austeridad gubernamental, el actual mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, descartó usar el avión poniéndolo en venta. Incluso realizó una rifa simbólica en septiembre de 2020 para promocionar la imagen de la aeronave, pero hasta la fecha no ha encontrado comprador.