Hexágonos indicadores para mantener la distancia física en parque Araucano de Santiago de Chile, 30 de julio de 2020 (AFP / Martin Bernetti)

Seis afirmaciones falsas y engañosas de un video sobre los modos de transmisión del COVID-19 y los tests PCR

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

En un video compartido más de 2.000 veces en redes sociales desde el 21 de julio la doctora Natalia Prego Cancelo, integrante de la plataforma española “Médicos por la verdad”, hace una serie de afirmaciones respecto de la detección, prevención y formas de contagio del nuevo coronavirus. Pero varias de éstas son falsas o engañosas, según expertos y documentos oficiales consultados.

El video viral ha sido compartido en Facebook (1, 2, 3) y Twitter (1, 2), y también se encuentra en YouTube, donde ha sumado más de 82.000 visualizaciones. Se trata de una versión editada de una entrevista a Prego Cancelo emitida el 20 de julio pasado en el programa en línea de pseudociencias Pandora.

La médica, colegiada en Pontevedra (noroeste de España) y especializada en medicina general, como verificó AFP Factual a través del buscador de colegiados de España, dice en el programa que se basa en documentos y publicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para sostener sus declaraciones. Sin embargo, en repetidas ocasiones Prego Cancelo hace interpretaciones erróneas de dichos documentos, o afirma que contienen información que, en realidad, no contienen.

Médicos por la verdad, de la que es parte, es una plataforma que se presentó de manera “oficial” el 25 de julio pasado en el Palacio de la Prensa de Madrid, anunciando que sus integrantes investigan la “verdad” que las autoridades quieren ocultar sobre el nuevo coronavirus. El grupo, que está en contra del confinamiento y del uso generalizado de mascarillas, ha sido cuestionado por avalar teorías desacreditadas para contener o curar el COVID-19.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 5 de agosto de 2020

A continuación, la verificación de las principales afirmaciones de Prego Cancelo en la entrevista viral.

1. La OMS recomendó pruebas PCR para “no confinar a la gente”: Engañoso

Prego Cancelo sostiene que en el documento “Protocolo de investigación de los primeros casos y sus contactos directos (FFX) de la enfermedad por Coronavirus 2019”, la Organización Mundial de la Salud recomendó utilizar pruebas PCR “para no confinar a la gente”.

El documento, publicado en febrero pasado, dos meses después de la primera detección del nuevo coronavirus en Wuhan, China, establece protocolos de investigación epidemiológica temprana, que incluyen identificación y rastreo de los casos y sus contactos más directos en la población general.

Las pruebas PCR están incluidas como recomendación estándar para la detección del virus. AFP Factual no encontró, como sostiene Prego Cancelo, que la OMS haya instado a la comunidad internacional a reemplazar las medidas de confinamiento por estas pruebas, en ese documento, ni en ningún otro.

En cambio, la institución ha establecido un número de medidas integrales, como señaló a AFP Factual Tarik Jasarevik, vocero de la OMS. Estas incluyen no solo la prueba PCR, que “es la clave para saber dónde está el virus”, sino “encontrar, aislar, evaluar y atender casos; y rastrear y poner en cuarentena a sus contactos, que son las medidas básicas necesarias para suprimir la transmisión y salvar vidas”.

En la Actualización de la estrategia frente al COVID-19, publicada en abril pasado, la institución admitió posibles consecuencias negativas de las medidas de distanciamiento físico y restricciones al movimiento: “Los ‘confinamientos’ y ‘aislamientos’ pueden frenar la transmisión del COVID-19 al limitar el contacto entre personas. Sin embargo, estas medidas pueden tener un profundo impacto negativo en las personas, comunidades y sociedades al detener casi por completo la vida social y económica”.

El documento señala, no obstante, que “sin una planificación cuidadosa, y en ausencia de capacidades de salud pública y atención clínica ampliadas, es probable que el levantamiento prematuro de las medidas de distanciamiento físico genere un rebrote incontrolado de la transmisión de la COVID-19 y una segunda oleada de casos amplificada”.

2. La prueba PCR para detectar el SARS-COV-2 da muchos falsos positivos: Falso

Después de decir que “la OMS recomendaba [en febrero] la prueba PCR para no tener que confinar a la gente”, Prego Cancelo critica ese método diagnóstico, asegurando que las pruebas PCR dan numerosos “falsos positivos”, ya que son inespecíficas en tanto detectan “no solo el SARS-COV-2 sino el SARS-COV-1”, otro virus de la familia de los coronavirus.

Kenneth Witwer, profesor de patología y neurología molecular y comparativa en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, dijo a AFP Factual que, en efecto, los dos virus están estrechamente relacionados, y algunas pruebas que fueron diseñadas originalmente para el SARS-CoV-1 también podrían "funcionar" para el SARS-CoV-2. “De hecho, nuestro amplio conocimiento del SARS-CoV-1 nos permitió identificar el SARS-CoV-2 como un virus relacionado casi de inmediato”.

Sin embargo, agregó, no es cierto que la prueba para detectar el nuevo coronavirus sea inespecífica ni que produzca una mayoría de falsos positivos.

Atendiendo a la preocupación de que los diagnósticos se “confundan”, que Prego Cancelo da por hecho, Witwer aseguró que quienes como él trabajan con PCR toman “medidas para garantizar que las pruebas sean exquisitamente específicas”.

El especialista explicó que las pruebas cuantitativas basadas en PCR (qPCR) amplifican una secuencia corta de ácido nucleico (el “amplicón”) utilizando dos “cebadores” de ácido nucleico específicos para el SARS-Cov-2, y la secuencia a menudo se detecta con una tercera secuencia de ácido nucleico, a la que se llama “sonda”.

“Cuando estas tres secuencias se utilizan para la prueba, la especificidad es extremadamente alta, de modo que una prueba de qPCR bien diseñada puede diferenciar incluso virus muy estrechamente relacionados como el SARS-CoV-2 y el virus del SARS original”.

Por lo demás, Witwer recordó que el SARS-CoV-1 ya no circula en la población humana, con lo que a menos que exista la necesidad clínica de diagnosticarlo nuevamente, un test que reaccione a ambos virus no es un problema.

La Organización Mundial de la Salud, que defiende el uso de pruebas PCR para detectar el alcance y los focos de la infección, publicó en enero pasado un documento con guías para aplicar esta metodología de testeo detectando específicamente el SARS-CoV-2.

Un médico toma muestras para una prueba de PCR a un hombre con síntomas de COVID-19 en las afueras de Buenos Aires, el 3 de agosto de 2020

3. El “descubridor” de los tests PCR negó que pudieran utilizarse para detectar infecciones: Falso

La afirmación de que el inventor de la prueba PCR negó su efectividad para detectar enfermedades infecciosas ha circulado en distintas publicaciones virales desde el inicio de la pandemia, y ya fue verificada por AFP Factual.

La prueba PCR, que permite el análisis de muestras de ADN a través de una reacción química llamada “reacción en cadena de la polimerasa”, se utiliza desde la década de 1980 para la detección de múltiples enfermedades y su inventor, Kary B. Mullis, fue galardonado con el Premio Nobel de Química en 1993.

Mullis, quien negaba las evidencias del calentamiento global, o que el VIH fuese la causa del sida, fue una figura controvertida en el mundo científico. Esta negación lo llevaba a desalentar el uso del PCR para detectar ese virus en particular, no otros.

AFP Factual no logró dar con una declaración de Mullis en la que negara la utilidad de su prueba para detectar enfermedades infecciosas. Una búsqueda en Google de los términos en inglés “Mullis PCR infectious diseases” no arrojó ningún resultado con la supuesta declaración. Sin embargo, sí permite dar con un artículo de diciembre de 1996 sobre el HIV y el sida.

Allí es su autor, John Lauritsen (no Mullis), quien cuestiona la precisión de las pruebas PCR para diagnosticar el sida, en tanto “detectan secuencias genéticas de un virus pero no el virus en sí mismo”. El artículo también cita a Mullis diciendo “El PCR cuantitativo es un oxímoron”, sin especificar la fecha y contexto de dicha declaración. En cualquier caso, en esa cita Mullis hace referencia a la naturaleza de su prueba PCR, que no detecta la cantidad de virus presente en una muestra, sino solo su presencia.

El PCR cuantitativo (qPCR) fue introducido por el doctor en biología molecular Russell Higuchi y su equipo de investigación en 1992, y sí es capaz de determinar qué cantidad de una secuencia de ADN específica está presente en una muestra, en lugar de solamente identificar su presencia o ausencia.

4. El COVID-19 solo se transmite a través de la tos y el estornudo: Falso

Prego Cancelo afirma que el COVID-19 solo se contagia “a través de la tos y el estornudo”, y que “no se transmite por los ojos”, ni por contacto con superficies contaminadas. Asegura que su declaración está respaldada por un comunicado de la OMS del 6 de abril, que muestra en pantalla. En realidad se refiere a un documento del 29 de marzo, actualizado el 9 de julio.

En el documento se lee que “el SARS-CoV-2 puede transmitirse por contacto directo, indirecto o estrecho con personas infectadas a través de las secreciones contaminadas (por ejemplo, la saliva, las secreciones respiratorias o las gotículas respiratorias) que se expulsan cuando una persona infectada tose, estornuda, habla o canta”.

Tales secreciones “pueden llegar a la boca, la nariz o los ojos de una persona expuesta y esto podría causar una infección”.

Más adelante, se lee acerca del contagio a través de superficies: “Las secreciones respiratorias o las gotículas que las personas infectadas expulsan pueden contaminar las superficies y los objetos, lo que produce fómites [superficies contaminadas]. Es posible, continúa el informe, que el SARS-CoV-2 se transmita de manera indirecta al tocar objetos contaminados y, posteriormente, “tocarse la boca, la nariz o los ojos”.

La infectóloga argentina Florencia Cahn, miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología, está de acuerdo: “Si tocamos con nuestras manos una superficie contaminada y las llevamos a los ojos, nariz y boca, podemos contagiarnos”, dijo a AFP Factual.

Agregó además que existen pruebas cada vez más contundentes acerca de transmisión a través de aerosoles. “Hay bastantes evidencias de que en ambientes cerrados y poco ventilados, las pequeñas gotículas del virus pueden quedar flotando en el aire. Por ello se recomienda ventilar ambientes al menos cinco minutos por hora, y usar tapabocas cuando vamos a estar a menos de un metro y medio de distancia de otras personas”.

En efecto, a principios de julio un grupo de 239 expertos instó a la OMS a revisar la evidencia disponible acerca de la transmisión aérea, y la posibilidad de esta vía de contagio se cita justamente en el documento del 9 de julio al que alude Prego Cancelo.

5. No hay evidencia científica que avale el uso de mascarillas y la OMS ha alertado sobre el el daño que provocan en la población sana: Engañoso 

La integrante de “Médicos por la verdad” se opone al uso de mascarillas o tapabocas por parte de la población general, y dice que solo deberían usarlas quienes están infectados o “son médicos o cuidadores”.

“Sinceramente no sé por qué usamos mascarilla; no tiene ninguna evidencia científica. Lo dice también el documento del 5 de junio de 2020”, asegura Prego Cancelo. Dicho documento es una guía de la Organización Mundial de la Salud respecto del uso de tapabocas. La médica agrega que allí también pueden leerse “los efectos dañinos en población sana que tienen las mascarillas”.

Admitiendo que los estudios respecto de la efectividad de las mascarillas en la población sana no son concluyentes y siguen en curso, la OMS dice en ese documento que “la cantidad cada vez mayor de datos de observación sobre el uso de mascarillas por el público general en varios países, los valores y preferencias individuales así como la dificultad para lograr el distanciamiento físico en muchas situaciones”, lleva a la institución a “aconsejar que, para prevenir la transmisión comunitaria de la COVID-19, los gobiernos alienten al público general a que use mascarilla en situaciones y entornos específicos como parte de un enfoque integral para interrumpir la transmisión del SARS-CoV-2”.

Por lo tanto, a diferencia de lo que da a entender Prego Cancelo, la institución no desalienta el uso del tapabocas en la población que no presenta síntomas, dejando la decisión sobre su implementación a criterio de las autoridades de los Estados miembros, y de hecho la recomienda en zonas de transmisión extensa, lugares densamente poblados y entornos donde no se pueda lograr la distancia física.

El uso del tapabocas, dice la guía, “forma parte de un conjunto integral de medidas de prevención y control que pueden limitar la propagación de determinadas enfermedades respiratorias causadas por virus, en particular la COVID-19. Sirven también para proteger a las personas sanas o para el control de fuentes”.

En el mismo documento, la OMS indica como posibles riesgos del uso de mascarillas una falsa sensación de seguridad, “dermatitis irritativa o empeoramiento del acné”, eventuales dolores de cabeza e incomodidad, especialmente en zonas de altas temperaturas.

Carlos Pinto, epidemiólogo del Instituto Nacional de Salud en Colombia, dijo a AFP Factual que es cierto que usar una mascarilla puede resultar molesto e incómodo, “pero la solución no es renunciar a ella”. Enfatizó asimismo que “es recomendable su uso y el distanciamiento físico para disminuir el riesgo de contagio, sobre todo en los casos de personas asintomáticas o presintomáticas que salgan a la calle”.

AFP Factual ha verificado numerosas informaciones falsas respecto de las mascarillas y el supuesto daño que producen, incluyendo que causan pleuresía y albergan virus, que producen hipoxia”, que provocan cáncer y que tapan el sistema de ventilación natural”.

6. Los asintomáticos no contagian el COVID-19: Falso

“Los asintomáticos, también se hablaba: contagian, contagian. Al final la OMS dijo que no”, dice la médica, quien asegura que solamente las personas que presentan síntomas de COVID-19 pueden transmitirlo. Para sustentar sus palabras, cita un video del 8 de junio en el que la líder técnica de la OMS, Maria Van Kerkhove, dijo en conferencia de prensa: “Por los datos que tenemos parece muy raro que una persona asintomática transmita [el virus] a otra persona”.

Sin embargo, en una emisión en vivo un día después, la OMS se retractó y aclaró que los pacientes asintomáticos sí pueden transmitir el COVID-19 y que las estrategias de aislamiento social siguen siendo la mejor manera de controlar la enfermedad.

"Me referí ayer, en la conferencia de prensa, a unos pocos estudios, dos o tres estudios publicados, que tratan de seguir en el tiempo casos asintomáticos de personas infectadas", dijo Van Kerkhove.

“Estaba respondiendo una pregunta en una conferencia de prensa, no estaba declarando una política de la OMS; solo estaba tratando de articular lo que sabemos. Y para eso, utilicé la expresión 'muy raro', y creo que fue un malentendido decir que la transmisión asintomática global es muy rara; me refería a un grupo de estudio”, agregó.

"Sabemos que algunas personas que son asintomáticas, o algunas personas que no tienen síntomas, pueden transmitir el virus", dijo también Van Kerkhove. "Lo que necesitamos entender mejor es cuántas personas de la población no tienen síntomas y, por separado, cuántas de esas personas transmitirán [el virus] a otras", agregó.

En la misma transmisión en vivo, el director del programa de emergencia de la OMS, Mike Ryan, explicó cómo se produce dicha transmisión, ya que los pacientes sin síntomas no suelen estornudar ni toser.

"Cantar, hablar en voz alta, exhortar, tal vez en un gimnasio donde se respira en exceso, o en cualquier situación en la que es probable proyectar aire", indicó.

Al evocar la dificultad de identificar estos casos asintomáticos, Ryan consideró “correcta” la decisión de muchos países de implementar medidas de aislamiento más amplias.

Ya en abril la Organización Mundial de la Salud había advertido que “algunas personas infectadas por este virus nunca presentan síntomas, aunque pueden excretarlo y este llega a transmitirse a otras personas”.

AFP Factual verificó otras informaciones falsas respecto de la transmisión por parte de personas asintomáticas.

En resumen, la mayoría de las declaraciones que Natalia Prego Cancelo, miembro de la plataforma española “Médicos por la verdad”, hace en el video viral, son falsas o engañosas, según expertos y la documentación consultada que ella misma presenta como evidencia.

 
Ana Prieto
CORONAVIRUS