Festival de música en Wuhan, China, el 4 de agosto de 2020 (Hector Retamal / AFP)

Inmunidad de rebaño: infecciones innecesarias, sufrimiento y muerte

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

En redes sociales circulan desde el inicio de la pandemia del nuevo coronavirus propuestas de “fiestas covid-19” con el objetivo de adquirir una inmunidad de rebaño frente a la enfermedad, lo cual, aseguran, acabaría más pronto con la pandemia. Sin embargo, la OMS desmintió que sea una medida efectiva porque “es ética y científicamente problemático” y hacerlo sería “permitir infecciones innecesarias, sufrimiento y muerte”.

Se ha reportado en redes sociales, en países como Estados Unidos y México, la realización de fiestas para contagiarse de covid-19 y adquirir inmunidad colectiva contra la enfermedad. 

Por ejemplo, en México circuló en redes desde mayo un audio (1, 2, 3) que invitaba a una fiesta con personas contagiadas porque “con esto ya se logra lo que está diciendo la OMS que es inmunidad de rebaño, que es cuando el 70% de la población se contagia y ahí ya se llama pandemia”. Además, la voz del audio asegura que así ocurre en Suecia.

En Estados Unidos, varios medios reportaron la muerte en julio de un hombre de 30 años que falleció después de haber participado en una “fiesta covid” en Texas. Antes de morir, el joven habría dicho a una enfermera: “Creo que cometí un error, pensé que este virus era un bulo, pero no”, reportó a medios Jane Appleby, directora médica del Hospital Metodista de San Antonio.

Despedida en un club de música electrónica que cerró por covid-19, el 26 de septiembre de 2020 en Seúl

Inmunidad de rebaño

Desde que comenzó a circular el virus, a principios de 2020, las poblaciones de distintos países se preguntan si es posible adquirir inmunidad colectiva, también conocida como de rebaño o de grupo. 

Según la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, la inmunidad colectiva se alcanza cuando la mayoría de la población se ha vuelto inmune a una enfermedad infecciosa, lo que brinda protección indirecta a quienes no son inmunes.

“Por ejemplo, si el 80% de la población es inmune a un virus, cuatro de cada cinco personas que se cruzan con alguien que tiene la enfermedad no se contagiarán (y no la propagarán). En este sentido, la propagación de las enfermedades infecciosas se mantiene bajo control. Dependiendo de cuán contagiosa sea una infección, usualmente se requiere entre el 70% y 90% de una población con inmunidad para alcanzarla”, explica la universidad.

Un artículo publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina, del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, define la inmunidad de rebaño como “la reducción de una infección o una enfermedad en un segmento sin inmunización, como resultado de una inmunización de una proporción de la población”.

Bajo esa premisa, han surgido afirmaciones de que organizar reuniones con grupos grandes, como las fiestas covid-19, permitiría acabar con la pandemia con más prontitud, ya que el contagio se aceleraría.

¿Qué dicen las autoridades?

El pasado 12 de octubre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que buscar la inmunidad colectiva del nuevo coronavirus no es una opción.

“Nunca en la historia de la salud pública se ha usado la inmunidad colectiva para responder a un brote, y mucho menos a una pandemia. Es ética y científicamente problemático”, dijo el director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“Permitir circular desenfrenadamente al virus significa permitir infecciones innecesarias, sufrimiento y muerte”, afirmó.

Adhanom explicó que todavía no se sabe bastante sobre la inmunidad de la que gozan las personas que contrajeron el virus y subrayó que algunos resultaron de nuevo infectados.

“La mayoría de las personas infectadas por el virus desarrollan una respuesta inmunitaria en las primeras semanas, pero no sabemos cuán fuerte o duradera es esta respuesta, ni si difiere de una persona a otra”, explicó.

En lo que va de la pandemia, se han reportado varios casos de reinfecciones en el mundo, como en Hong Kong, Bélgica, Holanda, Ecuador y Estados Unidos.

Científicos consultados por la AFP han advertido que para alcanzar de forma natural - sin vacuna- un 50% de infectados, el porcentaje mínimo para alcanzar la inmunidad colectiva, tendrían que producirse un número importante de muertes en el camino.

Saturación de hospitales

La Universidad Johns Hopkins advierte que infectarse voluntariamente con el SARS-CoV-2 para terminar con él “de una vez por todas” no es una buena idea.

El covid-19 tiene mucho mayor riesgo que otras enfermedades de ser severa o incluso letal, sobre todo entre grupos vulnerables y personas mayores, con sistemas inmunes débiles, añade.

Acceso destinado a pacientes con covid-19 en el hospital Umberto I en Roma el 28 de octubre de 2020

Según la entidad, “es mejor espaciar los contagios en el tiempo para evitar que se saturen los hospitales”, lo cual llevaría a mayores tasas de mortalidad.

“Es una pésima idea realizar una fiesta con la finalidad de infectarse por SARS-2 COV-2”, dijo en ese sentido a AFP Factual, Rafael Jiménez Flores, médico y jefe del Laboratorio de Inmunología, Unidad de Morfología y Función de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“El grado de desconocimiento de la fisiopatología por la infección es enorme. No entiendo para qué exponerse deliberadamente”, manifestó.

Suecia

Hasta avanzada la pandemia, las autoridades suecas mantuvieron una estrategia que se destacó de las de sus vecinos por ser más flexible

El país mantuvo abiertas las escuelas para menores de 16 años, no cerró cafés, bares ni restaurantes. La mayoría de los negocios permaneció abierto.

En marzo de 2020, el gobierno sueco prohibió las reuniones de más de 50 personas así como las visitas a las residencias de ancianos, y pidió responsabilidad a los ciudadanos para que sigan las recomendaciones sanitarias.

En mayo pasado, Sara Rörbecker, portavoz de la Agencia Sueca de Salud Pública, negó a la AFP que la estrategia del país fuera obtener la inmunidad de rebaño.

“Suecia no tiene la inmunidad de rebaño como estrategia. La estrategia de Suecia es reducir los contagios del virus dentro de la sociedad, con medidas que son sostenibles por un largo período y para proteger a las poblaciones vulnerables, adultos mayores y personas con enfermedades, que son quienes están en mayor riesgo de sufrir casos severos de COVID-19”, dijo Rörbecker a la AFP vía correo electrónico.

Dos personas caminan bajo la lluvia en Estocolmo, el 22 de octubre de 2020

El país nórdico registraba en octubre una mortalidad con respecto al covid-19 que la situaba entre los primeros 15 puestos del mundo, respecto al tamaño de su población, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

Hasta el 28 de octubre, el país contaba con más de 118.000 contagios y más de 5.900 muertes. Entre septiembre y octubre, Suecia endureció ciertas medidas mientras que flexibilizó otras, como levantar la prohibición de visitas a las residencias de ancianos. 

La OMS calcula que en la mayoría de países, el 10% de la población podría haberse contagiado con el SARS-CoV-2. Hasta el 28 de octubre, en el mundo se habían registrado más de 44 millones de casos y más de un millón de muertes; en Europa se vive un rebrote.

En conclusión, las propuestas para adquirir inmunidad colectiva de la población frente al covid-19 son contraproducentes, ya que para alcanzarla se corre el riesgo de causar más muertes, además de la saturación de los servicios y el personal de salud.

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

AFP México
CORONAVIRUS