El Galeón San José es patrimonio cultural de Colombia y su tesoro no puede ser vendido

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Publicaciones que aseguran que la vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, vendió parte del tesoro del Galeón San José, un buque del Imperio español sumergido desde 1708 en aguas del ahora Caribe colombiano, han sido compartidas más de 10.000 veces en redes sociales desde el 12 de septiembre de 2021. Sin embargo, el naufragio fue declarado Bien de Interés Cultural de la Nación en 2020 y su contenido no puede ser comercializado. Fuentes oficiales informaron a la AFP que hasta ahora ninguna operación de extracción ha tocado los restos del navío y tampoco hay registro de alguna negociación.

“ULTIMA HORA: se conocen documentos que muestran como la canciller colombiana vendió parte del tesoro del Galeon San José utilizando una empresa del esposo”, dice el mensaje difundido en Facebook (1, 2, 3) y Twitter (1, 2), que concluye: “A esta hora no aparecen los dineros de la consignación”. 

Captura de una publicación en Facebook, tomada el 16 de septiembre de 2021

El San José es una embarcación del Imperio español que se hundió en 1708 en el mar Caribe, en aguas que ahora corresponden a Colombia, cerca de Cartagena, tras haber sido atacado por navíos ingleses. Sus restos fueron hallados en 2015 tras una investigación del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), la Armada Nacional y la Dirección General Marítima (Dimar). 

Si bien se desconoce el valor total de los vestigios y su contenido, investigadores lo estiman en al menos 200 toneladas de oro, plata y esmeraldas.

Las publicaciones viralizadas sobre la supuesta venta contienen dos imágenes: una de la vicepresidenta y otra de restos en el fondo del mar. Búsquedas inversas de ambas fotografías en Google muestran que el registro de la funcionaria fue difundido en 2020, mientras que la toma submarina corresponde a una planimetría divulgada por el Icanh tras una exploración del galeón en 2018.

Las entradas en redes sociales no adjuntan, sin embargo, ninguno de los supuestos “documentos” que demostrarían una negociación o “consignación” por la venta del tesoro, y varias búsquedas en internet y bases de datos estatales no arrojaron resultados sobre eventuales transacciones.

Bien de Interés Cultural de Colombia

El galeón San José fue declarado Bien de Interés Cultural del Ámbito Nacional en enero de 2020, a través de la resolución 0085 del Ministerio de Cultura. Tres meses antes había recibido una protección igual por parte del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural. La administración del pecio está a cargo desde entonces de la Agencia de Defensa Jurídica del Estado y su protección, de la Armada Nacional. 

Camilo Gómez Alzate, director de esa agencia, explicó a AFP Factual que los restos del galeón “no pueden ser vendidos, embargados o transados”, pues al ser considerados patrimonio arqueológico por las determinaciones del Estado colombiano están protegidos por la Constitución.

“Estas decisiones hacen que los restos del galeón sean inembargables, imprescriptibles e inalienables”, añadió.

Sin actividades de extracción

Gómez precisó a la AFP que el lugar donde se halló el navío “está bajo la más estricta vigilancia de la Armada Nacional” y no se han detectado intentos de exploración o extracción por parte de particulares. “No hay ninguna operación que haya tocado el Galeón San José. A la profundidad que está es imposible llegar sin equipos de alta sofisticación”, señaló.

Los restos del galeón se encuentran a una profundidad de entre 600 y 1.000 metros, lo que ha representado un desafío tecnológico y científico para su rescate. En 2018, cuando se planteó la posibilidad de una alianza con empresas privadas para una extracción, se estimó un costo de operación de 70 millones de dólares.

El historiador Hernando Muñoz Atuesta, presidente de la Veeduría Nacional para el Control Social del Patrimonio Cultural Sumergido de Colombia, VNPCS, con sede en Cartagena, explicó a la AFP que el mensaje viralizado en redes sociales “no tiene asidero en la realidad”. 

“Es solo un enunciado sin fuentes. En todo caso, no sería vender, sino un hecho absolutamente ilícito, de guaquería [búsqueda de tesoro oculto], porque no se puede comercializar un bien de interés cultural”, dijo el director de esa organización civil, que ha impulsado varias acciones legales para evitar el uso de parte del tesoro para pagar la extracción en alianza con privados, como planteó el anterior gobierno de Colombia, presidido por Juan Manuel Santos (2010-2018). 

Dicha posibilidad se cerró con la declaración del pecio como Bien de Interés Cultural. Actualmente, el gobierno del presidente Iván Duque evalúa establecer las nuevas condiciones jurídicas para la participación de empresas privadas en el rescate. 

Muñoz explicó: “En teoría usted podría llevar un planchón, que es una máquina con la que se dragan los ríos. Lleva una grúa allí con una draga que entra al fondo y muerde la arena. Pero obviamente sería muy descarado, a la vista de todos”.

Para el historiador, “el temor sí está siempre, desde hace años”, pero dijo no haber tenido “ninguna noticia o indicios” de una operación ilegal en la labor de seguimiento que la VNPCS ha hecho del naufragio. 

La Veeduría logró el 12 de agosto pasado un fallo a favor de un tribunal para que la Armada entregara información sobre la compra de un vehículo submarino no tripulado, que considera útil para la observación del navío.