Ni guerras mundiales ni Mao y Stalin “mataron a 150 millones”, como dice una propaganda uruguaya

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un anuncio de un diario uruguayo, compartido cientos de veces en redes sociales desde el 18 de enero de 2022, alienta a votar contra el referéndum para derogar 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC) y compara a los defensores del SÍ con los regímenes de Mao Zedong en China y Joseph Stalin en la Unión Soviética. Ambos líderes, asegura el anuncio, “mataron 150 millones” de personas. El aviso señala además que esa cifra equivale a la suma de muertes ocasionadas por la Primera y Segunda Guerra Mundial. Aunque no hay cifras precisas de estas muertes, las estadísticas y los expertos consultados por AFP Factual revelan estimaciones mucho menores a la del aviso.

“En defensa de la LUC vote NO. COMUNISTAS MAO y STALIN. Genocidas mataron 150 millones, mayoría compatriotas, igual a sumar la Primera y Segunda Guerra Mundial. Padrinos de muchos defensores del SI”, dicen las imágenes difundidas en Facebook (1, 2) y Twitter.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 21 de enero de 2022

El contenido circula en medio de las campañas a favor y en contra de derogar 135 de 476 artículos de la LUC, considerada ley emblema del Gobierno de Luis Lacalle Pou, en el referéndum pautado para el 27 de marzo de 2022.

Algunas publicaciones (1, 2) señalan que el diario en el que se difundió el aviso pertenece al Diario Cambio del departamento de Salto.

Una búsqueda en el sitio web del medio mostró una entrada que asegura que las afirmaciones virales corresponden a un espacio publicitario por el Cambio que “causó polémica y malestar en quienes integran la Comisión por el SI”.

Pero la información que contiene el aviso es inexacta. Aunque no hay cifras precisas, el total de víctimas fatales de ambas guerras mundiales puede estimarse entre 55 y 80 millones y las de los regímenes de Mao y Stalin entre 30 y 67 millones, según las estadísticas y los expertos consultados por AFP Factual. Muy lejos de los 150 millones que dice el anuncio fallecieron en cada uno de estos casos

Guerras

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) implicó el primer enfrentamiento por tierra, aire y mar de las principales potencias de la época: la Triple Alianza (Alemania, el Imperio austrohúngaro e Italia) contra la Triple Entente (Gran Bretaña, Francia y Rusia).

Aunque no hay entre los historiadores un acuerdo sobre un número específico, el total de víctimas fatales se estima en 20 millones, entre civiles y personal militar. En esa cifra se incluyen las víctimas del genocidio armenio.

Soldados franceses pasan al ataque desde su trinchera durante la batalla de Verdún, en el este de Francia, en 1916, durante la Primera Guerra Mundial ( AFP / Archivo)

La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) fue un conflicto armado que nuevamente involucró de manera directa e indirecta a todas las potencias militares y económicas de la época, así como a países en desarrollo. Se conformaron dos alianzas: el Eje (cuyos miembros principales eran Alemania, Italia y Japón) y los Aliados (Estados Unidos, Gran Bretaña, China y la Unión Soviética), bando que resultó triunfador.

Las estadísticas de los fallecidos por este conflicto bélico también son dispares, con estimaciones entre 35 y 60 millones de muertos.

Estados Unidos y Gran Bretaña (1) citan con algún grado de seguridad las cifras oficiales de muertos, heridos o desaparecidos de civiles o de las fuerzas armadas de ambas guerras.

Mao Zedong

Mao Zedong (1893-1976) fue el máximo dirigente del Partido Comunista de China (PCCh, que gobierna China hasta la actualidad) y fundador de la República Popular China socialista. A fines de los años cincuenta impulsó una política de industrialización forzada llamada el "Gran Salto Adelante", que sumió al país en una hambruna. Combinada con la colectivización de la tierra, esta política provocó la muerte de 20 a 47 millones de chinos, según diversas estimaciones.

El licenciado en Historia uruguayo John Moor hizo referencia al historiador holandés Frank Dikötter, autor de “Mao’s great famine” (La gran hambruna de Mao), Mao fue responsable de la muerte de 45 millones de personas durante el Gran salto adelante, entre 1958 y 1962, y de 1,5 millones a dos millones de muertos en las purgas de la Revolución Cultural, entre 1966 y 1976.

En tanto, el historiador ruso Alexander Pantsov, en su libro “Mao: La real historia” publicado en 2007 explica que en 1980, cuatro años después de la muerte de Mao, “China reconoció oficialmente la pérdida masiva de vidas por hambruna durante y después del Gran salto adelante”, una de sus políticas, que buscaba pasar de una sociedad agraria a una sociedad industrial, que fracasó:

“Hu Yaobang, secretario general del Comité Central del PCCh [Partido Comunista Chino], “da una cifra de 20 millones de muertos; sin embargo, según diversas estimaciones, esta cifra es demasiado baja. Una cifra más realista sería de 30 millones, tal vez hasta 40 millones o incluso más”, señala Pantsov en su libro.

“Pero el estudio occidental más reciente de la Gran hambruna basado en archivos locales chinos, sitúa el número de muertes en un mínimo de 45 millones, mientras que un libro de un periodista chino indica 36 millones de muertes”, agrega el historiador.

El dirigente chino Mao Zedong, el viceprimer ministro de la Unión Soviética Nikolai Alexandrovich Bulganin y el líder soviético Joseph Stalin durante el XXII Congreso del Partido Comunista, en 1949 en Moscú ( AFP / Archivo)

El libro “Final Solutions: Mass Killing and Genocide in the 20th Century” (Soluciones finales: asesinatos en masa y genocidio en el siglo XX) publicado en 2003 por Benjamin Valentino, profesor y presidente del departamento de Gobierno de Dartmouth College en Estados Unidos, cuenta que inicialmente Mao mató entre uno y cuatro millones de personas, enfatizó el magíster en Historia, Rodrigo Melgar, consultado por AFP Factual. Luego, de cuatro a seis millones fueron enviados a las colonias de trabajo y murieron cerca de 30 millones en la hambruna del Gran salto adelante. Además, entre tres a cuatro millones de miembros del partido fueron detenidos en purgas y entre 400.000 a un millón murieron en la Revolución Cultural.

Joseph Stalin

Joseph Stalin (1878-1953) gobernó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) tras la muerte de Vladimir Lenin en 1924. A la fecha, su figura divide la sociedad rusa: unos lo ven como el motor de la industrialización del país y el cerebro de la victoria contra la Alemana nazi, otros lo denuncian como un tirano responsable por millones de muertos, fusilados, enviados a los campos de detención, fallecidos por hambre o deportados a Siberia.

Aunque no existe un consenso para el número total de personas que perdieron la vida en esos años, las estimaciones más actuales rondan los 10 millones.

Según un artículo del 4 de febrero de 1989 del periódico estadounidense The New York Times, un diario soviético publicó que unas 20 millones de personas perecieron en campos de concentración, por colectivización forzosa, hambrunas y ejecuciones.

La cifra fue estimada por el historiador ruso Roy Medvedev a partir de una recopilación propia, no de estadísticas oficiales.

El total de víctimas fatales durante el régimen de Stalin ha sido eje de debate entre historiadores durante décadas. “La razón por la que esto se debate es que no hubo fuentes desde alrededor de 1930 en adelante, por lo que las muertes posteriores a esa fecha fueron conjeturas”, explicó el historiador Michael Haynes, radicado en Gran Bretaña, a AFP Factual.

Consultado por los 20 millones que menciona Medvedev, Joseph Kellner, doctor en Historia y profesor de ruso e historia soviética en la Universidad de Berkeley, dijo a AFP Factual que “luego del colapso de la URSS, se dio acceso a los investigadores a los archivos soviéticos, que habían estado sellados. Antes de esa época, las estimaciones eran en gran medida, como sugiere el artículo, una ciencia inexacta y con una fuerte motivación política (tanto del lado de los disidentes como Medvedev, como de las fuentes estatales que habitualmente minimizaban la magnitud de los crímenes estalinistas)”.

Haynes detalló que con la apertura de los archivos, “no todos querían aceptar lo que revelaban” y que “el número de personas encarceladas en los gulags fue menor y las muertes más bajas (aunque todavía muchas) de lo que algunos pensaban”.

Kellner destacó que las estimaciones actuales se basan principalmente en la investigación de los archivos y que “la cifra generalmente aceptada para la época, si tenemos que reducirla a eso, puede estar en torno a los 10 millones”. Detalló además que la cifra de muertes durante las hambrunas de 1932-1933 suele rondar los siete millones pero llega hasta los 10; las ocurridas durante la era conocida como “El Terror” se estiman en 700.000; y las del sistema de campos, entre tres y cinco millones.

“Estas cifras, por supuesto, no reflejan el sufrimiento masivo de los que sobrevivieron a la época y a sus depresiones y catástrofes”, añadió.

Por su parte, Benjamin Valentino, en su libro antes mencionado dice que Stalin fue responsable de la muerte de 8,5 a 14,5 millones de personas en las hambrunas; que un millón murieron en las purgas y que cinco millones fueron arrestados.

Más allá de las dificultades para obtener números precisos, al igual que en el caso de Mao Zedong, Haynes descartó la cifra viralizada: “Creo que 150 millones es demasiado en cualquier contabilidad”, sostuvo.

Números inflados

Historiadores consultados por AFP Factual mencionaron “El libro negro del comunismo”, una publicación de 1999 que desestimaron y en la que surge el número de unas 100 millones de personas muertas en referencia a los regímenes de Mao en China y Stalin en la Unión Soviética.

“Más allá de que es un libro profesional que se sostiene en fuentes históricas, tiene una mirada sesgada y responsabiliza al comunismo de muertes que no necesariamente tienen que ver con la ideología”, dijo a AFP Factual el uruguayo Aldo Marchesi, doctor en Historia.

“Allí se incluyen hambrunas y conflictos étnicos que se podrían haber ocasionado bajo otras opciones políticas”, así como “guerras civiles y conflictos internacionales donde la asignación de muertes no se vincula al hecho de que los asesinatos sean responsabilidad directa de los gobiernos de orientación marxista, sino que se les adjudica responsabilidades por, supuestamente, habilitar catástrofes que generaron miles de muertes”, agregó Marchesi.

“El debate sobre los números también es muy político (...) Aquellos a los que les gusta y les disgusta el socialismo quieren un número lo más alto posible”, mencionó el historiador Haynes, quien ejemplificó esta controversia con el mismo libro.

Kellner, experto en historia soviética, también desestimó esta fuente: “Existe una industria casera para inflar estos números”, que se puede ver en “El libro negro del comunismo”, que “encarna esta tendencia y que es mantenido como un hecho por cierto grupo político, pero es extremadamente cuestionable en los métodos”.

18 de febrero de 2022 Actualiza metadatos.
24 de enero de 2022 Con ajuste en fuente en el párrafo anterior al intertítulo "Joseph Stalin"
21 de enero de 2022 Añade referencias de la investigación.
LUC